USA.-Los-riesgos-que-trasunta-el-debate-presidencial.-1170x731

Comparte esta publicación

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Sergio Bitar, en La Mirada Semanal: USA. Los riesgos que trasunta el debate presidencial

Por Sergio Bitar // Contenido publicado en La Mirada Semanal

El primer debate presidencial norteamericano fue lamentable e inquietante. Lamentable para los ciudadanos porque no se debatieron ni ideas ni propuestas, y en cambio observaron un espectáculo de interrupciones, divisionismo y ataques. Inquietante, pues el sistema político norteamericano parece desbordado, extremadamente polarizado y amenazado por el actual presidente al denunciar de antemano que si pierde sería por un fraude electoral.

amenazado por el actual presidente al denunciar de antemano que si pierde sería por un fraude electoral.

Aunque no hay evidencia del efecto electoral, pues normalmente los debates no alteran apreciablemente las tendencias, creo que se puede afirmar que Biden estuvo sobre las expectativas de sus partidarios y Trump bajo las expectativas del suyo. El primero debía mostrar que sostenía los ataques avasalladores de su contrincante, y lo logró en parte, mantuvo la calma y replicó en varias ocasiones, recurriendo a la cámara en vez de dirigirse a Trump, sin ser ni brillante ni contundente.  Trump tenía otra meta, que no consiguió, debía aprovechar la ocasión para recuperar terreno electoral, y a lo más reafirmó a los partidarios duros. Prevaleció su estilo abrasivo, desconsiderado. Incluso entró en conflicto con el moderador.  

Biden estuvo sobre las expectativas de sus partidarios y Trump bajo las expectativas del suyo.

Líneas de Ataque.

Biden apuntó a la credibilidad de Trump, lo calificó de mentiroso, lo acusó de haber debilitado a Estados Unidos en lo económico, político, social e internacional, y de ser responsable de 200.000 muertes por su pésimo manejo de la pandemia.   Trump atacó a Biden cuestionando su capacidad, (“en 47 meses yo he hecho más que Ud. en 47 años de su vida política”), le disparó que será un presidente manipulado por la izquierda radical, que destruirá el país, será responsable de la violencia que provocan sus partidarios. Mas encima, penetró en temas personales al menospreciar al hijo que murió en la guerra y atacar al menor catalogándolo de corrupto y drogadicto.  

El carácter de cada candidato es un importante factor en la decisión de voto. No es posible aun medir cómo afectará al elector, si valora más la fuerza con intolerancia y agresividad o una calma con serenidad, que puede aparentar debilidad, pero es más cercano a la gente.

Diferencias de enfoque en temas fundamentales

Dos temas hirieron la sensibilidad y despertaron alarma. El primero relativo al racismo. Trump evitó condenar a los supremacistas blancos, tampoco hizo alguna consideración explicita sobre la vida de los afroamericanos y el movimiento Black Life Matters. Y el segundo gran tema fue la profunda duda que dejó instalada Trump al continuar desprestigiando el voto por correo, presumir que habría fraude, y no reconoció que aceptaría el resultado electoral. Fue una declaración inquietante para la democracia norteamericana.  Es muy probable que Trump quiera arrastrar, si pierde, a una crisis política de grandes proporciones.

Es muy probable que Trump quiera arrastrar, si pierde, a una crisis política de grandes proporciones.

Aunque los contenidos fueron escasos debido a la tensión e interrupciones, se lograron contrastar dos temas clave: salud y medioambiente. Biden remarcó su política de salud, reponer el Obamacare, y acusó que la política de Trump deja sin protección de salud a 20 millones de personas, señalando que su programa deja abierta la elegibilidad.  Trump la calificó de una política socialista, que seguiría la propuesta de Sanders, que resta libertad a las personas.  El otro tema de clara divergencia fue el medioambiental.  Biden señaló su amplio programa de inversión para un desarrollo verde, remarcó que generaría gran número de empleos y anunció la reincorporación de Estados Unidos al acuerdo de París sobre medio ambiente. Trump no reconoció que el cambio climático fuera creado por actividad humana, y sostuvo que la política de Biden era muy cara y disminuiría inversiones. 

Trump la calificó de una política socialista, que seguiría la propuesta de Sanders, que resta libertad a las personas.

Trump no reconoció que el cambio climático fuera creado por actividad humana, y sostuvo que la política de Biden era muy cara y disminuiría inversiones. 

Otro tema principal fue el tributario. Biden anticipó que eliminará las reducciones de impuestos a los ricos que realizó Trump, y luego lo criticó por no pagar impuestos, recriminándolo porque contribuye menos que cualquier trabajador.

Trump no hizo propuestas para los cuatro años próximos, si es reelegido, reiterando en cada ocasión que él era el mejor, y que había hecho lo que ningún otro presidente en la historia. Mientras Biden le respondió que era el peor presidente que ha tenido Estados Unidos. 

No cabe duda de que Trump es un comunicador potente. No pretende lucir inteligente, ni con ideas sofisticadas, sino simplemente hacer afirmaciones tajantes, soy el mejor, la vacuna estará disponible si no en noviembre inmediatamente después que yo gane, no creo que el cambio climático sea consecuencia de la actividad humana, yo sé sacar el país adelante y nunca hemos estado mejor en la historia. Son afirmaciones destinadas a reafirmar a su base, sin preocupación por la veracidad de sus contenidos, ni por los efectos en la sociedad, salvo afirmarse en el poder. Pero nadie puede negar que es un comunicador efectivo, que conoce la mentalidad de las personas y usa con destreza las tecnologías de comunicación.

¿Tuvo este primer debate algún efecto en el resultado electoral? Sabemos que los debates influyen poco. Los expertos sostienen que el 95 % de los votantes ya tiene decisión y, por lo tanto, la discusión estará centrada en el 5% de indecisos. Y nadie está en condiciones de medir ese efecto.

El principal riesgo es el debilitamiento de la democracia

Obviamente, se ha acentuado la declinación mundial de EE. UU.  Si gana Trump los pronósticos de declive son preocupantes.   Si gana Biden, su tarea seria unir a los norteamericanos, hoy muy polarizados.  La herencia que le dejaría Trump, además de la pandemia, será de tensión, desconfianza, alto desempleo y pérdida de prestigio e influencia internacional. Tomaría años recuperar solo parcialmente sus capacidades, levantar la economía y rehacer alianzas internacionales, para proyectar su influencia global, muy decaída.

La herencia que le dejaría Trump, además de la pandemia, será de tensión, desconfianza, alto desempleo y pérdida de prestigio e influencia internacional.

¿Cuál es la principal advertencia de este debate?  Lo más trascendente es que la democracia en Estados Unidos corre serio peligro.  En las próximas elecciones se probará al límite la resiliencia de sus instituciones democráticas. Y si se trizan, las consecuencias serán de largo alcance en EEUU y el mundo, en un momento de permanente surgimiento de China.

Te puede interesar:

The first 100 days

The first 100 days: What can we expect during the new Biden administration for policy, the economy and global markets in 2021?

Leer más »