20200912_EUD000_1

Comparte esta publicación

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Artículo The Economist: Último de los centro-izquierdistas

Contenido publicado en The Economist

Los argumentos son siempre peores cuando se trata de familia, política o dinero. Son especialmente malos cuando contienen los tres. Así quedó demostrado cuando los líderes de la ue se sentaron este verano durante cuatro días a conversar sobre la emisión de deuda común por valor de 750.000 millones de euros (884.000 millones de dólares). En lugar de izquierda contra derecha, la pelea principal fue de izquierda a izquierda. El pequeño grupo de hermanos socialdemócratas de Europa se atacó entre sí. Por un lado estaban Portugal y España, que querían que el dinero en efectivo se entregara como donaciones no reembolsables. Mientras tanto, sus supuestos aliados políticos de Dinamarca, Suecia y Finlandia intentaron detenerlos. No es solo el dinero lo que divide a la ueEl menguante grupo de centro-izquierdos. Portugal y España han sido partidarios de permitir la entrada de más refugiados a Europa. Los socialdemócratas de Escandinavia exigen que se reduzcan las cifras. “No toleraremos ninguna retórica xenófoba”, declaró António Costa, el primer ministro portugués, en un discurso. Dinamarca, mientras tanto, pide el control de la inmigración no occidental. Los hermanos a menudo pueden verse muy diferentes.

Sin embargo, lo que comparten es una preocupación por el futuro de la familia. Junto a Malta, una mota socialdemócrata en medio del Mediterráneo, los cinco países tienen los últimos líderes de centro izquierda que quedan en la ue . Sus hermanos y hermanas han atravesado tiempos difíciles. En Francia, los socialistas son apenas un trasero. En las elecciones más recientes en los Países Bajos, el Partido Laborista holandés logró perder tres cuartas partes de sus diputados . En Alemania, los socialdemócratas están atrapados en una infeliz (y aparentemente interminable) coalición con los demócratas cristianos de Angela Merkel. Por el contrario, los partidos socialdemócratas de Iberia y Escandinavia están aguantando. ¿Deberían sus familiares tomar notas?

Portugal es el niño de oro de los zurdos hartos de ser golpeados en las elecciones. Costa, el líder de Portugal, ha advertido sobre los peligros de las grandes coaliciones en todo el espectro político. En su lugar, ha optado por una asociación informal con una variedad de comunistas e izquierdistas. Los críticos lo etiquetaron como geringonça(un “artilugio”). Pero el desgarbado dispositivo ha funcionado. Subió el salario mínimo y redujo las horas de trabajo de los trabajadores del sector público. No todo fue un sueño socialista: el gobierno mantuvo planes para frenar el déficit del país. A los votantes todavía les gustó lo que vieron. El año pasado, Costa ganó la reelección y gobierna como una administración minoritaria. Fue una historia similar en España. Pedro Sánchez, el primer ministro socialista de España, dijo una vez que “no dormiría por la noche” si hacía una alianza con Podemos, un partido de izquierda más radical. Unos meses más tarde, había llegado a un acuerdo con ellos. Un giro a la izquierda, seguido de una asociación con rivales aún más izquierdistas, marca el método ibérico.

Otros pueden tener dificultades para seguir estas tácticas. Los partidos de centro-izquierda en Portugal y España pueden contar con un grupo de votos de la clase trabajadora que ha desaparecido en otros países, señala Pedro Magalhães de la Universidad de Lisboa. Mientras que los partidos retadores han surgido en gran parte de la ue , hay menos opciones de este tipo en Portugal, donde los socialistas de Costa y sus rivales de centro derecha (y extrañamente nombrados), el Partido Socialdemócrata, han dominado durante mucho tiempo el espectro político. Han surgido nuevos partidos en España, pero no han cortejado con éxito a la base del Partido Socialista Obrero ( psoe ) de Sánchez . Podemos atrajo principalmente a votantes urbanos educados, de la tribu que Thomas Piketty llama la “izquierda brahmán”. psoeLos cimientos de los boomers se mantuvieron sólidos, incluso si Podemos dirigió el partido cerca en 2016. Los partidos nacionalistas antiinmigrantes como Vox han avanzado poco, ya que Iberia permanece en gran parte imperturbable por un debate sobre inmigración que ha sacudido a gran parte del resto de Europa. Las circunstancias, entonces, más que la estrategia, acechan en el corazón de la supervivencia del socialismo ibérico. Comparada con el resto de la ue , Iberia se asemeja a una isla política de Galápagos para el centro-izquierda: hay menos depredadores, lo que le permite evolucionar de una manera peculiar.

La situación de Escandinavia es más reconocible. Temas neurálgicos como la inmigración tensan la base típica de los partidos socialdemócratas, una alianza de la clase trabajadora y profesionales de la clase media mejor educados. Los socialdemócratas daneses, aparentemente, han tenido éxito con una plataforma de economía de izquierda y una política dura sobre inmigración. Mette Frederiksen, la primera ministra, explicó el cambio en un discurso. En 1980, el 1% de las personas en Dinamarca eran “no occidentales”, explicó. Ahora es casi uno de cada diez. ¿Su solución? Un límite a la “inmigración no occidental” a Dinamarca. Pero la política fue un intercambio de votos, más que un ganador de votos. Mientras que algunos votantes regresaron del Partido Popular Danés, un partido de oposición de extrema derecha, otros renunciaron, hartos del tono antiinmigración. Una vez más, fueron los llamados Brahmines los que partieron. En tono rimbombante, señala Karina Kosiara-Pedersen, profesora de la Universidad de Copenhague, estos votantes se desviaron hacia otros partidos de izquierda. Esto permitió a los socialdemócratas daneses tomar el poder en una coalición de izquierda, desplazando a sus rivales liberales.

Límites del norte

Abunda el escepticismo sobre el enfoque danés. Los cambios directos del centro-izquierda a la derecha populista son raros, señala Tarik Abou-Chadi de la Universidad de Zurich. Tampoco es una estrategia viable a largo plazo. Tratar de reconstruir solo con los votos de una clase trabajadora tradicional en declive, especialmente a expensas de una banda creciente de votantes relativamente liberales y bien educados, es arriesgado. En lugar de reformar la vieja alianza de la clase trabajadora y la clase media liberal, el método danés es una admisión de derrota.

Los días en que los partidos socialdemócratas arrasaban con casi la mitad de todos los votantes, como sucedió en su apogeo de la posguerra, han terminado. Ni el camino danés ni el ibérico se copian fácilmente. Lo que sí demuestran es que se avecina una era de coaliciones y pactos complicados y engorrosos, con diferentes partes del centro-izquierda persiguiendo a diferentes segmentos de votantes de izquierda. A medida que se fragmenta la base de los partidos de centro-izquierda, también lo harán los propios partidos. Sus reuniones familiares solo se volverán más conflictivas. ■

Te puede interesar:

Colombia No a la Indiferencia

A más de cuatro años de los acuerdos entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la paz sigue siendo un bien escaso y la violencia contra dirigentes sociales, defensores de los derechos humanos, campesinos, indígenas y afrocolombianos, enluta a cientos de familias en el país suramericano

Leer más »