15120694388_f3e2386859_b

Comparte esta publicación

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Discurso del presidente Xi Jinping en la apertura de la 73a Asamblea Mundial de la Salud

Presidente de la Asamblea Mundial de la Salud,
Director General de la Organización Mundial de la Salud,
Estimados delegados:

Para comenzar, deseo decir que es de gran importancia que esta Asamblea Mundial de la Salud se celebre en un momento tan crítico como las batallas de la raza humana. Este nuevo coronavirus.

A lo que nos enfrentamos es a la emergencia de salud pública global más grave desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Cogiendo al mundo por sorpresa, COVID-19 ha afectado a más de 210 países y regiones, ha afectado a más de siete mil millones de personas en todo el mundo y ha cobrado más de 300,000 preciosas vidas. Lloro por cada vida perdida y expreso mis condolencias a las afligidas familias.

La historia de la civilización humana es la lucha contra las enfermedades y la lucha contra los desastres. El virus no respeta fronteras. Tampoco la raza o la nacionalidad son relevantes frente a la enfermedad. Frente a los estragos de COVID-19, la comunidad internacional no ha retrocedido. La gente de todos los países ha abordado el virus de frente. En todo el mundo, las personas se han cuidado y se han unido como una sola. Con amor y compasión, hemos forjado una sinergia extraordinaria en la lucha contra COVID-19.

En China, después de realizar esfuerzos minuciosos y un enorme sacrificio, hemos cambiado el rumbo del virus y protegido la vida y la salud de nuestra gente. Desde el principio, hemos actuado con apertura, transparencia y responsabilidad. Hemos proporcionado información a la OMS y a los países relevantes de la manera más oportuna. Hemos lanzado la secuencia del genoma lo antes posible. Hemos compartido control y experiencia de tratamiento con el mundo sin reservas. Hemos hecho todo lo posible para apoyar y ayudar a los países que lo necesitan.

Sr. Presidente:

Incluso cuando nos encontramos, el virus todavía está en su apogeo, y se debe hacer más para controlarlo. Con este fin, quiero hacer las siguientes propuestas:

Primero, debemos hacer todo lo posible para el control y el tratamiento de COVID-19.Esta es una tarea muy urgente. Siempre debemos poner a las personas primero, porque nada en el mundo es más valioso que la vida de las personas. Necesitamos desplegar experiencia médica y suministros críticos en los lugares donde más se necesitan. Necesitamos tomar medidas firmes en áreas clave como prevención, cuarentena, detección, tratamiento y rastreo. Necesitamos movernos lo más rápido posible para frenar la propagación global del virus y hacer todo lo posible para detener la transmisión transfronteriza. Necesitamos intensificar el intercambio de información, el intercambio de experiencias y las mejores prácticas, y buscar la cooperación internacional en métodos de prueba, tratamiento clínico e investigación y desarrollo de vacunas y medicamentos. También debemos continuar apoyando la investigación global de los científicos sobre las rutas de origen y transmisión del virus. 

En segundo lugar, la Organización Mundial de la Salud debería liderar la respuesta global. Bajo el liderazgo del Dr. Tedros, la OMS ha hecho una importante contribución para liderar y avanzar la respuesta global a COVID-19. Su buen trabajo es aplaudido por la comunidad internacional. En esta coyuntura crucial, apoyar a la OMS es apoyar la cooperación internacional y la batalla por salvar vidas también. China pide a la comunidad internacional que aumente el apoyo político y financiero para la OMS a fin de movilizar recursos en todo el mundo para vencer al virus. 

En tercer lugar, debemos brindar un mayor apoyo a África.Los países en desarrollo, en particular los países africanos, tienen sistemas de salud pública más débiles. Ayudarlos a desarrollar capacidad debe ser nuestra principal prioridad en la respuesta COVID-19. El mundo necesita proporcionar más apoyo material, tecnológico y de personal para los países africanos. China ha enviado una enorme cantidad de suministros médicos y asistencia a más de 50 países africanos y a la Unión Africana. También se enviaron cinco equipos de expertos médicos chinos al continente africano. En total, en las últimas siete décadas, más de 200 millones de personas en África han recibido atención y tratamiento de equipos médicos chinos. En la actualidad, 46 equipos médicos chinos residentes están en África ayudando con los esfuerzos de contención de COVID-19 a nivel local.

Cuarto, debemos fortalecer la gobernanza global en el área de la salud pública.Los seres humanos finalmente prevaleceremos sobre el coronavirus. Sin embargo, esta puede no ser la última vez que una emergencia de salud importante llama a nuestra puerta. En vista de las debilidades y deficiencias expuestas por COVID-19, necesitamos mejorar el sistema de gobernanza para la seguridad de la salud pública. Necesitamos responder más rápidamente a las emergencias de salud pública y establecer centros de reservas mundiales y regionales de suministros antiepidémicos. China apoya la idea de una revisión exhaustiva de la respuesta global a COVID-19 después de que se controle para resumir la experiencia y abordar las deficiencias. Este trabajo debe basarse en la ciencia y el profesionalismo, liderado por la OMS y realizado de manera objetiva e imparcial.

Quinto, debemos restaurar el desarrollo económico y social.Mientras trabajan de forma continua para contener el virus, los países donde las condiciones lo permiten pueden reabrir negocios y escuelas de manera ordenada en cumplimiento de las recomendaciones profesionales de la OMS. Mientras tanto, la coordinación de la política macroeconómica internacional debe intensificarse y las cadenas industriales y de suministro globales deben mantenerse estables y desatascadas si queremos restaurar el crecimiento de la economía mundial.

Sexto, debemos fortalecer la cooperación internacional.La humanidad es una comunidad con un futuro compartido. La solidaridad y la cooperación son nuestra arma más poderosa para derrotar al virus. Esta es la lección clave que el mundo ha aprendido al combatir el VIH / SIDA, el Ébola, la influenza aviar, la influenza A (H1N1) y otras epidemias importantes. Y la solidaridad y la cooperación es una forma segura a través de la cual nosotros, los pueblos del mundo, podemos derrotar a este nuevo coronavirus.

Señor Presidente,

China defiende la visión de construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad. China asume la responsabilidad de garantizar no solo la vida y la salud de sus propios ciudadanos, sino también la salud pública mundial. En aras de impulsar la cooperación internacional contra COVID-19, me gustaría anunciar lo siguiente:

– China proporcionará US $ 2 mil millones durante dos años para ayudar con la respuesta COVID-19 y con el desarrollo económico y social en los países afectados, especialmente los países en desarrollo.

– China trabajará con la ONU para establecer un depósito y centro global de respuesta humanitaria en China, garantizar el funcionamiento de las cadenas de suministro antiepidémicas y fomentar “corredores verdes” para el transporte rápido y el despacho de aduanas.     

– China establecerá un mecanismo de cooperación para que sus hospitales se unan con 30 hospitales africanos y acelere la construcción de la sede de los CDC en África para ayudar al continente a aumentar su capacidad de preparación y control de enfermedades.

– El desarrollo y despliegue de la vacuna COVID-19 en China, cuando esté disponible, se convertirá en un bien público mundial. Esta será la contribución de China para garantizar la accesibilidad y asequibilidad de las vacunas en los países en desarrollo.

– China trabajará con otros miembros del G20 para implementar la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda para los países más pobres. China también está lista para trabajar con la comunidad internacional para reforzar el apoyo a los países más afectados bajo la mayor tensión del servicio de la deuda, para que puedan superar las dificultades actuales.

Para concluir, les pido a todos que nos unamos y trabajemos juntos. Hagamos esfuerzos concertados para proteger la vida y la salud de las personas en todos los países. Trabajemos juntos para salvaguardar el planeta Tierra, nuestro hogar común. ¡Trabajemos juntos para construir una comunidad global de salud para todos!

Te lo agradezco.

Contenido publicado en: Globaltimes

Te puede interesar:

Colombia No a la Indiferencia

A más de cuatro años de los acuerdos entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la paz sigue siendo un bien escaso y la violencia contra dirigentes sociales, defensores de los derechos humanos, campesinos, indígenas y afrocolombianos, enluta a cientos de familias en el país suramericano

Leer más »