Comparte esta publicación

Encuentro de ex Cancilleres sobre No Alineamiento Activo (NAA)

Introducción

Un encuentro virtual de seis ex cancilleres de America Latina para debatir sobre el concepto de No Alineamiento Activo, se desarrolló esta mañana bajo la organización del Foro Permanente de Política Exterior (FPPE) y con el co- patrocinio de FLACSO, Fundacion Chile21 y el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile.  

Los ex Ministros Celso Amorim, de Brasil; Maria Emma Mejía, de Colombia; Jorge Taiana, de Argentina; Rafael Roncagliolo, de Perú; José Miguel Insulza, de Chile; y Jorge Castañeda, de México, expusieron en torno a las ideas contenidas en el artículo publicado en la revista Foreign Affairs-Latinoamérica, ¨Entre China y Estados Unidos¨- de los autores chilenos y miembros del FPPE, Carlos Ominami, Carlos Fortín y Jorge Heine.

Bajo la moderación de Cecilia Valdés, vicepresidente del Foro, el conversatorio mostró distintas posiciones sobre el actual momento que vive la región y el mundo y las posibles salidas que se abren en la etapa de la post pandemia, referidas al tema en cuestión. Luego de dar la bienvenida a los más de 300 participantes y explicar la modalidad a seguir en el evento, Valdés expresó su confianza de que en próximas oportunidades, “logremos tener más mujeres participantes porque su necesaria participación es imprescindible para que las transformaciones que buscamos sean completas, reales y paritarias”. 

La reunión contó también con la presencia del ex Presidente Ricardo Lagos Escobar y los ex cancilleres Soledad Alvear, Mariano Fernández, Juan Gabriel Valdés, de Chile; Alan Wagner de Perú, y Eladio Loizaga de Paraguay. 

En palabras de Juan Somavía, presidente del FPPE, la dignidad de América Latina es la motivación detrás de la extraordinaria movilización en pro de mantener la presidencia del BID en América Latina, por parte de numerosos ex Presidentes, ex cancilleres, ex ministros de Hacienda y Economía, de todos los colores políticos, y de gobiernos que cubren la región.

En su breve saludo, el ex mandatario Ricardo Lagos se refirió a los pasos necesarios en la búsqueda de unidad en la región, e indicó que “este Foro (Permanente de Política Exterior) es un claro ejemplo de la fortaleza con que América Latina está intentando alcanzar un planteamiento común y convocante. Esto es muestra de la voluntad de poder definir con autonomía los criterios que queremos marcar al interior de nuestros países y en común con el resto de los países”. Refiriéndose a las elecciones en el BID Lagos destacó que se haya logrado “configurar un núcleo fuerte para enfrentar la actitud abusiva por parte de los EEUU”. “Esta pelea vale la pena darla”, sentenció, “porque lo que está en cuestión, más allá de la institución del BID, es la credibilidad y el rol de EEUU; ellos están violentando un acuerdo que está firmemente establecido no solo en la tradición sino en el momento fundante del Banco”, cuando el propio presidente Eisenhower prometió que un latino comandaria el BID.

Un tema recurrente en el análisis de la idea de una No Alineación Activa por parte de los seis ex cancilleres que participaron en el evento fue la lamentable falta de unidad de la región, perdida por tensiones ideológicas y presiones geopolíticas, las cuales, de acuerdo a los expositores, es preciso superar mediante un nuevo esfuerzo por trabajar una agenda de política exterior de siglo 21 con los acuciantes temas del desarrollo sostenible, el cambio climático, las migraciones, la equidad de género, la ciencia y la tecnología, el mundo digital, y otros.

El debate puso en perspectiva la extraordinaria movilización en torno de la presidencia del BID y la necesidad de la unidad de la región frente a su lamentable fragmentación para llegar a la consideración de la propuesta del No Alineamiento Activo. Más allá del término mismo, el que suscita alguna diferencia, el NAA invita a buscar unidad y alianzas de los países de la región entre sí y con otros países de Europa, Africa y Asia para producir una dinámica internacional que supere las polarizaciones que emergen del actual panorama mundial.

Cerrando un rico intercambio de los ex Cancilleres con los participantes, Carlos Ominami, uno de los autores de la propuesta, señaló que el NAA es el camino de la convergencia en América Latina. Nuestra región y el mundo necesitan puntos de convergencia y el Foro Permanente de Política Exterior seguirá trabajando para desarrollar esta tesis con nuevos artículos y eventos.

Juan Somavía: ¨Con la realidad que vive la región respecto de la renovación de la presidencia del BID ….fue herido el orgullo latinoamericano, se tocó el alma de la región”. 

Iniciando el encuentro de seis ex cancilleres en torno de la propuesta de No Alineamiento Activo, y luego de agradecer su presencia, Juan Somavía, presidente del FPPE y ex Director General de la OIT,
destacó el valor del trabajo desarrollado por los autores del articulo publicado en la revista Foreign Affairs sobre el tema y rescató el principio de la autonomía como el valor central del No Alineamiento Activo. Dijo que este concepto contiene en su esencia “el derecho de los países a tomar sus propias decisiones en función de la manera como interpretan su interés nacional, su voluntad de cooperación regional, su deseo de participar en convergencias en el marco multilateral, en definitiva, su independencia para ser un actor internacional como lo estimen apropiado”.

Esa autonomía tiene principios que la respaldan, y entre ellos apuntó: “la libre determinación de los pueblos, la no injerencia en asuntos internos, el derecho al desarrollo con nuestra opciones y prioridades, el rechazo al uso, o amenazas del uso de la fuerza, y el rechazo a las presiones y a las condicionalidades que sabemos son propias de la política”.

Somavia vinculó este planteamiento de principios con la realidad que vive la región respecto de la renovación de la presidencia del BID. “Vivimos momentos donde están en juego todos estos principios que he mencionado, ante la pretensión del gobierno de Trump de tener la presidencia del BID. Y en esta situación se juegan nuestra autonomía y todos estos valores, porque se quiebran un compromiso y una tradición histórica”. El presidente del Foro valoró la reacción, en el espacio no gubernamental, de profundo rechazo a la pretensión de Trump y reivindicó la propuesta de postergar esas elecciones para dar tiempo a la discusión de lo que debe ser el BID en la post pandemia.

En esta línea, rescató la importancia de la expresión de ex Presidentes así como de ex cancilleres, ministros de Hacienda y Economía, parlamentarios de varios países, y personalidades del mundo académico de Centro y Sudamerica. Añadió que a este ambiente de rechazo, se sumaron los gobiernos de Chile, Argentina, Costa Rica y México, y que el tema también se debate en Europa y Canadá. Nuestra lectura, resumió, “es que aquí se produjo una bola de nieve que creció y produjo el conjunto de reacciones contrarias a este intento del gobierno de Trump. Fue herido el orgullo latinoamericano, se tocó el alma de la región”. 

Al finalizar el encuentro, Somavía expresó su esperanza de que “pase lo que pase con el BID, se mantenga la dinámica de unidad que surgió tras el sentimiento de dignidad latinoamericana”. Igualmente valoró el rol del Foro Permanente de Política Exterior en el impulso inicial de rechazo a la intención de Trump de desconocer el compromiso hemisférico de poner a la cabeza del BID, a un o una latinoamericana. 

María Emma Mejía: ¨hoy la política regional es del sálvese quien pueda¨.

María Emma Mejía, ex canciller de Colombia, trazó la historia del proceso de Contadora de 1983 que permitió recuperar la democracia y eliminó el conflicto en Centroamérica, señalando que no habría sido posible sin el apoyo del Movimiento de No Alineados (NOAL). Recordó que durante la presidencia del NOAL por Colombia diez años más tarde, se produce una fuerte confrontación con EEUU en torno al tema de las drogas y en Cartagena de Indias se ratifican los principios de no alineamiento, como la cooperación sur-sur y la no injerencia.

Si pudiéramos traer esa época al día de hoy estaríamos aplicando a Venezuela estos principios y extendiendo el apoyo del NOAL para solucionar ese gravísimo conflicto.

Pero ¨hoy la política regional es del sálvese quien pueda¨. Con una región diezmada en términos de su presencia y voz en las Naciones Unidas, con una OEA erosionada, CELAC fragmentado, y el dramático momento que vive el BID, esta reflexión a que nos llama el FPPE es muy oportuna.

Celso Amorim: “Unidos hay más posibilidades de incidir”

Celso Amorim, ex canciller y ex ministro de Defensa de Brasil, señaló que “me gusta mucho la expresión No Alineamiento Activo, porque es muy parecida a la política exterior del gobierno del Presidente Lula, cuando hablábamos de una política externa activa y altiva”. Pero esta posición que resultó en un grado de “gran autonomía tuvo una reacción. No es coincidencia lo que pasó en Brasil en los últimos cinco o seis años, en que fuerzas internas y externas se coordinaron para remover a un gobierno que estaba a favor de la autodeterminación”.

Más adelante, indicó que en el panorama post-Covid19, aparecerá en el mundo una “nueva bipolaridad que no es necesariamente una nueva Guerra Fría, que tendrá también elementos fuertes de multipolaridad”, en la medida en que “Rusia sigue siendo una gran potencia militar” y “la Unión Europea, después del Brexit, ha mostrado una mayor cohesión”. “Es en ese mundo complejo que nosotros (como latinoamericanos y caribeños) nos tenemos que inscribir. Si estamos unidos, tendremos, sin duda, mayores posibilidades de incidir. Sin eso, no podemos actuar en el mundo”.

Expresó, a su vez, que en la región existen “gobiernos progresistas, como los de Argentina y México”; gobiernos que manifiestan un “retroceso brutal” en la región, entre los que contabilizó a Brasil, Bolivia y Ecuador; y países con “gobiernos de derecha más moderados”.

En su segunda intervención, Amorim subrayó que “UNASUR, en su momento, logró una buena pluralidad ideológica”. No hay que olvidar, señaló, que el gobierno colombiano que decidió adherir a ella fue el de Álvaro Uribe, que no es precisamente un hombre de izquierda.

Puso énfasis, además, al señalar que “es muy difícil pensar en una integración sin Brasil”, país que, por sí solo, es la mitad de América del Sur. “En nuestra política exterior más reciente (la conducida por Jair Bolsonaro), se llegó a absurdos tan grandes que la estamos viviendo como si fuera una pesadilla”.

“Tenemos una cosa anormal –agregó luego- que no puede durar mucho tiempo”. Y una señal de ello, enfatizó, es “la reciente declaración que firmamos junto al ex Presidente Fernando Henrique Cardoso, ex cancilleres y ex ministros de Hacienda, incluso del régimen militar, con respecto a la candidatura norteamericana a la presidencia del BID”. Por otra parte, dijo que no hay que olvidar que Brasil es un país que tiene escrita en su Constitución la necesidad de luchar por la integración regional y subregional.

Jorge Castañeda: ¨… debería haber reticencia de AL en la nueva bipolaridad¨

El ex canciller de México, Jorge Castañeda, introdujo sus comentarios diciendo que la propuesta de NAA es provocadora y merece reflexión detenida.

Puntualizó la excepcionalidad de México en este contexto por al menos dos razones: la cercanía de EEUU y México que lo hizo, por ejemplo, nunca ser miembro del NOAL; y una relación con China que es distinta al resto de la región porque México no exporta commodities y no hay mucha inversión china en el país, las que se relacionan con commodities.

Castañeda señaló que en general hay buenas razones para no acercarse mucho a EEUU, incluso si ganara Biden, y planteó que debería haber reticencia de AL en la nueva bipolaridad para no hacerlo. Al mismo tiempo planteó que se debería mantener distancia de China por que su ausencia de condicionalidad es peligrosa. Castañeda expresó que prefiere la condicionalidad del Banco Mundial con derechos humanos y valores democráticos y medio ambientales a una China a la que esta dimensión del desarrollo y las relaciones le dan lo mismo. EEUU es abierto y democrático por lo que algo podemos incidir; en la opacidad de la dictadura china, no podemos. En ningún caso hay igualdad en la relación, pero es mejor con EEUU.

El NOAL nace hace 75 años y tiene una larga época de oro pero hoy para mucha gente no significa nada y algunas creen que no es digno de ser rescatado. Por ello concluye que el término (NAA) puede no ser el mejor.

Durante el período de preguntas y respuestas, el ex canciller mexicano dijo que México está dispuesto a participar junto a la región en una política exterior de siglo XXI que relieve los temas de cambio climático, derechos humanos, migración, lucha contra la corrupción, integración física internacional, y otros.

José Miguel Insulza: “….no veo en los protagonistas de la próxima historia mundial, voluntad de cambiar el sistema internacional de la forma en que nosotros la proponemos”.

El senador, ex canciller de Chile y ex Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, en sus planteamientos se movió entre dos conceptos que atraviesan el convulsionado mundo de estos días. Inicialmente se refirió a la urgente necesidad de alcanzar espacios de unidad regional que fortalezcan su presencia en un nuevo escenario internacional, para luego señalar con cierto pesimismo, que el mundo que surja de la post pandemia no será necesariamente uno que resuelva los problemas de la pobreza y la postergación en que actualmente viven muchos sectores de la población de América Latina. 

En ese contexto, Insulza calificó como indispensable el concepto de “no alineamiento activo” planteado en el artículo de los autores Ominami, Fortin y Heine, señalando qué tal posición es necesaria y posible de construir. Dijo que es un concepto que opera dentro de una nueva configuración mundial y que refiere a la necesidad de una entidad regional que funcione unitariamente pero mostró su escepticismo frente a la cuestión de la unidad, elemental a la hora de fortalecer la posición regional en un mundo que se mueve vertiginosamente. 

Agregó a este planteamiento, su desacuerdo con quienes sugieren que el mundo que emerja de la post pandemia traiga alguna oportunidad para los que salieron de la pobreza hace dos décadas y ahora vuelven a ella, tampoco para los millones de desempleados y para las pequeñas empresas. “Tenemos una región más pobre de la que teníamos antes de la pandemia, en un mundo en profunda transformación, y no veo en los protagonistas de la próxima historia mundial, voluntad de cambiar el sistema internacional de la forma en que nosotros la proponemos”, advirtió. Ahondando en su argumentación, descartó la existencia de una conducción solidaria para construir un nuevo orden, más bien, planteó que los grandes protagonistas “siguen enfrascados en una contienda para dominar el espacio donde hoy se desarrolla el mundo de la comunicación -Internet-que domina las formas de relacionarse en el mundo de estos días”.  “No veo intención de una conducción solidaria” en esos países, insistió. 

En esta perspectiva, sostuvo, “si queremos insertarnos en esta realidad, nuestra postura indispensable es buscar nuestra propia opción, y está empieza en condiciones difíciles”, dada la división y fragmentación. Recordó el proceso de Contadora seguido por el Grupo de Río y luego por UNASUR y CELAC señalando que parecieran instancias de unidad destruídas.

Insulza se refirió a la próxima elección de la presidencia del BID como ejemplo de la falta de unidad regional, apuntando a la inexplicable actitud de países que concurren con su voto a la propuesta de Trump de poner un norteamericano a la cabeza del Banco. Se preguntó porqué hay 17 países capaces de suscribir esa candidatura y que ignoran el compromiso asumido por el Presidente Eisenhower el año 1959, al momento de la creación del ente financiero regional, de dejar siempre en ese cargo a un latinoamericano. Al mismo tiempo, valoró la reacción que importantes sectores de America Latina y el Caribe han tenido en oposición a la propuesta de Trump, señalando que esto puede constituir un germen de una unidad más amplia y potente.

“Hemos dado un primer paso importante, de dignidad y optimismo”, dijo, recordando lo que fue el Grupo de Contadora en la década de los 80, cuando el continente vivía en medio de sangrientas dictaduras. 
“Nuestra región tiene con qué salir adelante, pero sobre todo requiere unidad, más allá de lo ideológico, y tal vez esto empiece con este llamado a la dignidad que hemos buscado con esta campaña por lograr que el BID siga estando dirigido por un latinoamericano”, finalizó.

Jorge Taiana: “No hay autonomía sin integración”

Jorge Enrique Taiana, ex canciller argentino entre 2005 y 2010, y actual senador por la provincia de Buenos Aires, comenzó su intervención reconociendo que “en medio de un mundo difícil, quizás se viva una rearticulación de la región. A mí me da optimismo que haya una reacción de la región frente al tema del BID. Así se demuestra que la dignidad no es un valor abstracto. Es un valor político y define posiciones” “Hay que dar la batalla que impida –añadió- este asalto de EE.UU. sobre el BID”.

“En un mundo globalizado y con un futuro incierto, la posibilidad de una decisión autónoma (de la región) está vinculada a la integración. No hay autonomía sin integración, y ese es un desafío muy grande porque en los últimos años América Latina caminó en otra dirección”. Y hay que entender, agregó, que “esto no es sólo obra de Trump, sino que es expresión de nuestras propias debilidades”.

Taiana expresó que tiene dudas con respecto al uso del término “Nueva Guerra Fría”, toda vez que la Guerra Fría conocida –esto es, el enfrentamiento entre EE.UU. y la Unión Soviética- decía relación con una “división del mundo en dos proyectos de organización de la sociedad que eran antagónicos. Es más, se consideraba que era necesaria la destrucción del otro proyecto. El socialismo con características chinas, que se propone ahora construir una sociedad moderadamente próspera en 2049, no es igual al modelo soviético”, aunque sí postula un “nuevo rol del Estado, con altos componentes capitalistas”.

El ex canciller argentino finalizó reiterando que “si América Latina gana en integración ganará en autonomía”. Recordó que para él, como militante peronista, los conceptos de no alineamiento y tercera posición, en el plano internacional, son una posición y un rasgo de identidad básico. E indicó, por último, que “hay que insistir en derrotar la idea del sálvese quién pueda”, que hoy prevalece y que es, a su juicio, “el camino de la derrota para la región”.

 

Rafael Roncagliolo: ¨La región puede superar el ´olvido de América Latina´ …..y acudir a las llamadas que se están produciendo para formular una nueva agenda política de integración¨.

En su intervención, el ex Canciller peruano se refirió a la posibilidad de postergación de la elección del presidente del BID, la cual se da en medio de lo que llamó la fragmentación latinoamericana, y rescató la necesidad de consensos y diálogos. 

Destacó la importancia del movimiento que se ha desencadenado en la región que busca la postergación de dicha elección, pues “es una expresión de dignidad y de indignación (…) es un renacimiento de las mejores expectativas de América Latina”. Al respecto, dijo que esperaba con esperanza el pronunciamiento de Perú, en línea con lo ya realizado por Argentina, Chile, Costa Rica y México. 

Para Roncagliolo, independientemente de lo que ocurra con el BID, si la elección se realiza o no en septiembre, la reacción de los países que están buscando la postergación es un buen punto de partida para el despertar de la conciencia latinoamericana. La región puede superar el ¨olvido de América Latina¨, dijo el ex canciller, impuesto por el Consenso de Washington y la política neoliberal y acudir a las llamadas que se están produciendo en la región para formular una nueva agenda política de integración. En este sentido, destacó las expresiones de consenso que se han manifestado a través de instancias como la Mesa de Reflexión Latinoamericana, convocada por el ex canciller boliviano Gustavo Fernández, y el documento “Consenso Latinoamericano 2020” formulado por importantes economistas, liderados por José Antonio Ocampo. 

En su opinión, la perspectiva del “No Alineamiento Activo” es complementaria y se inscribe dentro del propósito de crear este nuevo consenso. “Un nuevo consenso que debe tender a un desarrollo inclusivo, sostenido, a acuerdos para mejorar la explotación de nuestros recursos naturales”, apuntó. 

Carlos Ominami: ¨La única posibilidad de ser una voz en el contexto internacional y tener un punto de vista en común, es en torno a una cultura del No Alineamiento Activo”.

Carlos Ominami, economista chileno y ex ministro, habló en nombre de los tres autores del artículo sobre el cual se basó el evento, destacando que el No Alineamiento Activo, ya está haciendo su camino, y “debemos ser capaces de resistir los intentos de ser subordinados a los intereses norteamericanos o a los intereses de China. Acá lo fundamental es que pongamos por delante nuestros intereses”. 

El economista chileno agregó que esta encrucijada no sólo se vive en América Latina, y no se debe pensar sólo en los países del sur. En el caso de Europa, ésta también debe construir un espacio que le permita frenar de buena manera la pugna hegemónica entre China y EE.UU. Por eso, aseguró, “hay que buscar puntos de encuentro más allá de nuestra región, también con países de África y Asia”. 

En cuanto al contexto latinoamercano actual, Ominami se refirió a la integración señalando que ésta se encuentra en el punto más bajo en décadas. “Ante las enormes diferencias ideológicas que presentan los gobiernos, la idea de un no alineamiento puede ser un punto de convergencia para todo lo que se viene más adelante. La única posibilidad de ser una voz en el contexto internacional y tener un punto de vista en común, es en torno a una cultura del No Alineamiento Activo”, afirmó. 

Relató que junto a los otros autores del artículo (Carlos Fortín y Jorge Heine), aspiran a que el concepto de “No Alineamiento Activo” traspase el ámbito académico, y se transforme en una propuesta de política internacional, una doctrina para América Latina. Una doctrina que “no es nueva, pero que habría que adaptar con los desafíos del S. XXI, incorporando nuevos temas”. Con este objetivo, comentó, se encuentran trabajando en varias actividades de seguimiento académico y político. En esta perspectiva, concluyó con la idea de que ex cancilleres lleven a cabo un diálogo más “sistemático y saquemos a la región del marasmo en que está desde el punto de vista de la integración y nos constituyamos en un actor que tenga una palabra que decir en los asuntos mundiales que nos desafían desde el punto de vista económico y sanitario, debido a la crisis actual”. 

Ricardo Lagos Escobar “Este Foro es un claro ejemplo de la fortaleza con que América Latina está intentando alcanzar un planteamiento común y convocante¨.

Te puede interesar:

Propuesta de política exterior para una Nueva Constitución

Descargar Documento Propuestas de Política Exterior para una Nueva Constitución Seminarios Nueva Constitución https://www.youtube.com/watch?v=240K5kGKfgMhttps://www.youtube.com/watch?v=Y3YdVDBcMu0https://www.youtube.com/watch?v=WLknh-CJH5Yhttps://www.youtube.com/watch?v=ugYOhpjXbRc Noticias Relacionadas Kit Digital

Leer más »