Captura

Comparte esta publicación

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Jorge Heine y Kevin P. Gallagher, en The Hill: El Banco Interamericano de Desarrollo no está en quiebra, así que no lo arregles.

Por Kevin P. Gallagher y Jorge Heine // Contenido publicado en: The Hill

América Latina se ha convertido en el epicentro de las actuales crisis mundiales de salud, económicas y sociales. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que ha sido la principal fuente de financiamiento para el desarrollo en la región durante décadas, está preparado para desempeñar un papel de liderazgo en la lucha contra el virus, proteger a los vulnerables y aprovechar una recuperación sostenible. Sin embargo, la administración Trump tiene otros planes.  

Trump insiste en que el BID rompa su tradición de tener a un latinoamericano al timón y ponga en su lugar un operativo geopolítico de los Estados Unidos. No podría haber una política más equivocada hacia América Latina en medio de estas crisis urgentes. Estados Unidos debería honrar los acuerdos de décadas que los latinoamericanos lideran el BID y apoyar a un candidato de la región.

América Latina rara vez se encuentra en una situación tan grave. El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que el PIB en América Latina y el Caribe caerá un 9,4 por ciento en 2020, el peor desempeño de cualquier región del mundo en desarrollo. Específicamente, el FMI espera que la economía brasileña se reduzca en un 8 por ciento y en un 10 por ciento en México. Algunos países apenas se habían recuperado de los levantamientos sociales de finales de 2019 cuando fueron golpeados por la pandemia, y ahora la región se ha convertido en un punto de acceso con el mayor número de casos por cada 100,000 personas en el mundo. Con los bloqueos más o menos implementados, parece que se avecina una recesión económica .Gran parte del progreso logrado en la reducción de la pobreza en las últimas décadas está bajo amenaza. La Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe estima que el número de personas pobres aumentará en 30 millones o más debido a la crisis.

Fundado en 1959, y parte de la red de bancos regionales de desarrollo de todo el mundo, el BID ha establecido un historial envidiable en la promoción del crecimiento y el desarrollo en todo el hemisferio occidental. Su presidente fundador, Felipe Herrera, un ex ministro de finanzas de Chile y un verdadero visionario, le dio desde el principio su impronta como una entidad comprometida con la integración regional y el progreso social. A su presidencia pionera (1960-1970) le siguieron las de otros dos estadistas latinoamericanos de alto rango: Antonio Ortiz-Mena (1971-1988) y Enrique Iglesias (1988-2005). Convirtieron al banco en quizás la institución panamericana más respetada.

En estos años, el BID hizo la transición de una entidad crediticia tradicional de Norte a Sur, a una verdadera cooperativa financiera, en la que tanto los miembros acreedores como los prestatarios trabajan juntos. El cambio en las acciones con derecho a voto que tuvo lugar en la década de 1990 estableció una paridad cercana en las acciones con derecho a voto entre ambos tipos de miembros. Los países latinoamericanos han contribuido activamente a reponer el capital del banco y considerarlo como propio, en una relación muy diferente de la que existe entre el Banco Mundial y / o el FMI y los países prestatarios.

Centrándose en infraestructura, energía, educación y salud, y ahora en cambio climático, el banco fomenta el tipo de inversiones transfronterizas que son tan críticas para atraer capital privado y desencadenar el crecimiento económico. Como observó Nancy Birdsall, ex vicepresidenta ejecutiva del banco , parte de su éxito se debe a su estructura de gobierno y personal. Al igual que la regla no escrita de que el presidente del Banco Mundial será estadounidense y el director gerente del FMI europeo, tradicionalmente, el presidente del BID ha sido de América Latina. Al menos ese fue el compromiso del presidente Eisenhower en el lanzamiento del BID, quien aconsejóque “para que esta institución tenga éxito, la función de dirigirla debe pertenecer a los países latinoamericanos”. Este compromiso ahora está en peligro de romperse.

Estados Unidos ha anunciado la candidatura de Mauricio Claver-Carone, quien actualmente es el director de América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, para ser el próximo presidente del banco. Dado que Estados Unidos tiene el 30 por ciento de los votos, con un par de países adicionales, es posible que tenga una mayoría. Sin embargo, esto arroja una llave inglesa en la forma en que el banco ha estado funcionando durante 60 años.   

Apartarse de la estructura de liderazgo tradicional deja preguntas sin respuesta sobre cómo se administraría el banco, y habla sobre el equilibrio incómodo que los bancos de desarrollo deben encontrar entre legitimidad y efectividad. La implementación de tales cambios podría afectar seriamente su legitimidad en todo el hemisferio occidental. Lo pondría en la misma categoría que otras instituciones financieras internacionales dirigidas por el norte, justo en un momento en que la tendencia es hacia un papel más importante para los países prestatarios en el funcionamiento de estas instituciones.

Se ha argumentado que un estadounidense al frente del banco facilitaría la reposición de su capital. Ese no es el caso. 

El BID es la principal fuente de financiamiento para el desarrollo de las regiones de América Latina y el Caribe y goza de una merecida posición allí. Jugar con la forma en que se ha manejado hasta ahora y poner en riesgo su futuro es una apuesta de alto riesgo. Lo último que necesita Estados Unidos es poner en peligro la efectividad de un instrumento que ha tardado más de medio siglo en construirse, y en realidad funciona, justo en el momento en que más se necesita.

Si no está roto, no lo arregles.

Kevin P. Gallagher es director del Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Escuela de Estudios Globales Frederick S. Pardee de la Universidad de Boston. Jorge Heine es profesor en la escuela Pardee.PÍOCOMPARTIR

Te puede interesar:

The first 100 days

The first 100 days: What can we expect during the new Biden administration for policy, the economy and global markets in 2021?

Leer más »