original

Comparte esta publicación

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Artículo The Atlantic: Cómo China superó a la administración Trump

Por Anne Applebaum // Contenido publicado en The Atlantic

Back de mayo de , cuando el presidente Donald Trump llamó a Estados Unidos a dejar de financiar la Organización Mundial de la Salud, presentó una lista de la OMS de los recientes fracasos: fracaso inicial de la organización de la bandera de la propagación del nuevo coronavirus; su fracaso inicial en el seguimiento cuando Taiwán, un país excluido de la OMS debido a las objeciones de China, preguntó acerca de las pruebas que parecían indicar que el virus podría transmitirse de un ser humano a otro; su fracaso inicial para presionar a China para que aceptara una investigación internacional sobre la fuente del virus. Al comienzo de la pandemia, la OMS, que opera como una agencia especializada de las Naciones Unidas, parecía estar un paso atrás. También parecía depender demasiado de la información sesgada proporcionada por el gobierno de China.

Trump no hizo esta lista porque espera arreglar o mejorar al guardián de la salud pública más importante del mundo. Esto, junto con el anuncio de su administración en septiembre de su intención de comenzar a retirar dinero y personal de la OMS , fue solo política electoral. Dado que su propia administración no reaccionó adecuadamente a las advertencias de la OMS cuando finalmente llegaron, Trump necesitaba un chivo expiatorio. ¿Qué podría ser mejor que una organización desconocida cuyo acrónimo parece un pronombre?

Pero aunque mucho de lo que hace la OMS no le interesa a Trump, sus logros son reales . Aparte de su papel en las pandemias, la organización facilita el intercambio científico, recopilando y distribuyendo los resultados de la investigación internacional. Proporciona medicamentos, vacunas y consejos de salud para el mundo en desarrollo, y es especialmente importante en países que no tienen su propia industria farmacéutica. Ha tenido muchos éxitos genuinos —la eliminación de la viruela es probablemente el más famoso— y ejerce una enorme influencia y prestigio. La eliminación de la financiación estadounidense dañaría su capacidad para ayudar a los países a hacer frente al nuevo coronavirus y combatir muchas otras enfermedades.

La retirada estadounidense de la OMS tendrá otro impacto: la influencia de China aumentará. Y Estados Unidos perderá una batalla más en una guerra ideológica que la mayoría de nosotros ni siquiera sabemos que estamos luchando. Durante más de una década, mientras hemos estado distraídos por otras cosas, el gobierno chino ha hecho que la reescritura gradual de las reglas internacionales, todo tipo de reglas, en muchos ámbitos, incluido el comercio y la política, sea uno de los pilares centrales de su política exterior. política. En un congreso del Partido Comunista en 2017, el presidente chino, Xi Jinping, declaró abiertamente que esta era una “nueva era” de “diplomacia de grandes potencias con características chinas”.Y en esta nueva era, una época de “gran rejuvenecimiento de la nación china”, China busca “participar activamente en la conducción de la reforma del sistema de gobernanza global”. Dicho claramente, este es un intento de reescribir el lenguaje operativo del sistema internacional para que beneficie a las autocracias en lugar de a las democracias.Una parte del establecimiento de la política exterior de Estados Unidos ha abandonado el lenguaje de la democracia y los derechos humanos.

En este esfuerzo, Xi ha contado con la ayuda de otros autoritarios, sobre todo en Rusia e Irán, pero también en algunos estados de África, Oriente Medio y Asia Central. Desde 2017, también ha recibido asistencia de la administración Trump. “Ayudar a China” no describe, por supuesto, lo que los miembros principales de la administración piensan que están haciendo. La ex embajadora ante la ONU Nikki Haley, el secretario de Estado Mike Pompeo y otros han criticado fuertemente el comportamiento chino en la ONU y en otros lugares.

Pero la retórica anti-china de los principales republicanos ha ocultado una verdad más profunda: una parte del establecimiento de la política exterior de Estados Unidos, y no solo la parte afiliada a Trump, ha abandonado el lenguaje de la democracia y los derechos humanos que Estados Unidos usó una vez en la ONU. También ha renunciado a las instituciones internacionales que gran parte del resto del mundo sigue respetando, instituciones que, en teoría, deberían poder pedir cuentas a naciones como China, Rusia e Irán. No ha ofrecido alternativas. En lugar de construir coaliciones más fuertes, o incluso nuevas organizaciones, en torno a valores comunes, esta parte del establishment habla de realpolitik y “Estados Unidos primero”, usando el mismo lenguaje nacionalista y autoritario que los autócratas cuya compañía Trump claramente prefiere. Aliena a los aliados.

La retirada anunciada de Trump de la OMS equivale a una especie de burla en el patio de recreo dirigida a China: “Estás haciendo trampa, así que tomaremos nuestra pelota y nos iremos a casa”. Pero salir volando tendrá el mismo resultado en el escenario internacional que en el campo de juego. El juego continuará, pero con diferentes jugadores.

Como todo revolucionario movimiento, el asalto de China al sistema de la ONU comenzó con un ataque a su idioma. Desde que se fundaron las Naciones Unidas, en 1945, sus miembros han estado discutiendo sobre las palabras utilizadas en sus tratados y documentos, especialmente aquellos que se refieren a los derechos políticos. Con gran fanfarria, una notable y políglota cohorte de abogados y filósofos internacionales (franceses, libaneses, chinos, canadienses, todos bajo el liderazgo de la ex primera dama Eleanor Roosevelt) se dispuso a redactar la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU. Pero cuando llegó el momento de votar la declaración, en 1948, Arabia Saudita se abstuvo porque el documento apoyaba el derecho de todos a “cambiar su religión o creencias”. La Unión Soviética y sus aliados, junto con el apartheid de Sudáfrica,

Eso fue solo el comienzo. A lo largo de la Guerra Fría, los países comunistas y sus aliados en el mundo en desarrollo siempre buscaron reemplazar todas las referencias a los derechos cívicos y políticos universales con el lenguaje de los “derechos económicos”, para escapar mejor de las acusaciones de opresión política. A medida que el mundo comunista se empobrecía y el mundo democrático se volvía exponencialmente más próspero, sus argumentos se debilitaban. Sin embargo, durante muchos años la ONU fue el telón de fondo de famosos enfrentamientos ideológicos. Muchos recuerdan que el líder soviético Nikita Khrushchev golpeó su zapato contra una mesa en una reunión de la Asamblea General de la ONU en 1960. Pocos recuerdan por qué: estaba respondiendo a un delegado filipino que había expresado su simpatía por “los pueblos de Europa del Este y otros lugares que han sido privados del libre ejercicio de sus derechos civiles y políticos. “

Este conflicto ideológico amainó en los años 90. Occidente había ganado la Guerra Fría; la Unión Soviética desapareció. Brevemente, el sistema de la ONU, aunque chirriante y anticuado, parecía como si realmente pudiera convertirse en una fuente de estabilidad internacional. Pero durante la última década, China ha lanzado una nueva batalla ideológica en los foros de la ONU. Como hicieron los soviéticos, los chinos sostienen que los “derechos económicos” son más importantes que los derechos cívicos y políticos. Pero su argumento es más fuerte que el de sus predecesores: como prueba, ofrecen la historia de su propio ascenso económico. Es, por supuesto, una versión retorcida de la historia, porque el crecimiento económico de China comenzó solo después de que su sistema se volvió abierto y más libre. Sin embargo, China ahora está promocionando la idea de que la dictadura produce un crecimiento económico más rápido que la democracia: el “consenso de Beijing,

Para presentar su argumento, China se basa en gran medida en la palabra soberanía , que tiene muchas connotaciones, algunas de ellas positivas. Pero en el contexto de la ONU, significa algo muy específico. Soberanía es la palabra que usan los dictadores cuando quieren rechazar las críticas, ya sean de organismos de la ONU, observadores independientes de derechos humanos o incluso de sus propios ciudadanos. Cuando alguien protesta por los asesinatos extrajudiciales del régimen iraní, los mulás iraníes gritan “soberanía”. Cuando alguien se opone a la represión del gobierno chino contra el pueblo de Hong Kong, China también grita “soberanía”. Cuando alguien cita la frase del artículo I de la declaración de la ONU– “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”: los defensores autoritarios de la “soberanía” descartan este lenguaje como evidencia del imperialismo occidental.

China también busca cambiar otros tipos de lenguaje. En lugar de “derechos políticos” o “derechos humanos”, por ejemplo, los chinos quieren que la ONU y otras organizaciones internacionales hablen de “cooperación de beneficio mutuo”, con lo que quieren decir que todos se beneficiarán si cada país mantiene su propio sistema político. . También quieren que todos utilicen la frase respeto mutuo:con lo que quieren decir que nadie debería criticar a nadie más. Este vocabulario es deliberadamente aburrido y agradable: ¿Quién está en contra de la “cooperación de beneficio mutuo” o del “respeto mutuo”? Pero los chinos trabajan muy duro, de forma reveladora, para incorporar este lenguaje aburrido en los documentos de la ONU, especialmente en aquellos que tienen algo que ver con los derechos humanos. Eso es porque quieren diluir cualquier forma de responsabilidad, ante cualquiera, para ellos mismos y para otros gobiernos autocráticos; debilitar el papel de los defensores independientes de los derechos humanos; para evitar cualquier crítica pública a la política china en el Tíbet o Xinjiang, donde vive la mayoría de los musulmanes uigures del país; y socavar la ya limitada capacidad del Consejo de Derechos Humanos para investigar a los Estados miembros de la ONU.

Junto con su intento de cambiar el lenguaje de nuestro sistema operativo global, China ha buscado dominar y controlar la burocracia internacional, en parte creando instituciones propias. Los miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai — China, Kazajstán, Kirguistán, Rusia, Tayikistán, Uzbekistán, India y Pakistán (Irán, Afganistán, Bielorrusia y Mongolia tienen estatus de observadores) —todos acuerdan reconocerse mutuamente la “soberanía”, no criticar el comportamiento autocrático del otro, y no intervenir en la política interna del otro. China también acaba de lanzar una iniciativa sobre seguridad de datos– “formular reglas y normas globales que reflejen las aspiraciones e intereses de la mayoría de los países”, según una versión preliminar de la propuesta, que apunta a competir directamente con los esfuerzos estadounidenses por hacer lo mismo. Pero las ambiciones chinas ahora también llegan al sistema de la ONU. Mientras que muchos de los diplomáticos occidentales que terminan trabajando en su sopa de letras de agencias internacionales son aquellos que no podrían conseguir un puesto más interesante, China ha enviado durante la última década a sus mejores y más talentosos diplomáticos. En parte como resultado, los ciudadanos chinos ahora dirigen cuatro agencias principales de la ONU: la Organización de Aviación Civil Internacional, la Unión Internacional de Telecomunicaciones, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial. Los diplomáticos chinos también han dirigido el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU desde 2007,

Muchas de estas organizaciones no son familiares para la mayoría de los estadounidenses, pero algunas de ellas, como la OMS, desempeñan discretamente un papel importante en el establecimiento de estándares internacionales y la promoción del desarrollo económico, especialmente en los países más pobres. La Unión Internacional de Telecomunicaciones, por ejemplo, es responsable de asignar bandas de radiofrecuencia y coordinar los satélites del mundo para que no interfieran entre sí. También organiza seminarios y sesiones de formación para ayudar a los estados más pobres a regular las nuevas tecnologías. Por el momento, eso a menudo significa que la UIT ve con buenos ojos que China vende su modelo de “soberanía cibernética”, lo que significa un estricto control estatal sobre los medios y la actividad en línea, en todo el mundo. Las universidades chinas han establecido estrechas relaciones con la UIT, por lo que cualquier estándar que se establezca será bueno para el comercio chino.

Aunque los titulares de puestos de trabajo en este tipo de organizaciones deben ser políticamente neutrales, algunos no ocultan sus intereses. Apareciendo en la televisión china en 2018, Wu Hongbo, ex subsecretario general del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, dijo a la audiencia del estudio que, aunque era un “funcionario internacional” que no podía recibir órdenes directamente de su propio país gobierno, esa regla tenía excepciones: “En lo que respecta a la soberanía y seguridad nacional de China, sin duda defenderemos los intereses de nuestro país”. Como ejemplo, contó la historia de cómo logró que la seguridad de la ONU expulsara a un representante de la minoría musulmana uigur reprimida de China de un seminario celebrado en un edificio de la ONU.

Cuando China no puede conseguir que uno de sus propios ciudadanos trabaje, busca a alguien que su liderazgo sienta que es pro chino, o que al menos simpatice con el lenguaje de la soberanía, la cooperación de beneficio mutuo y el respeto mutuo. En 2017, cuando los miembros de la ONU estaban eligiendo un nuevo director general para la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, exministro de salud y ministro de Relaciones Exteriores de Etiopía, realizó una visita a China antes de las elecciones, al igual que un principal competidor para el puesto. Tedros fue visto como más partidario de la política de “Una China” y, de hecho, el día después de su elección, le dijo al gobierno chino que la OMS continuaría apoyando la política, lo que implica que aprobó la exclusión de Taiwán de la organización.Si Estados Unidos se retira de la Organización Mundial de la Salud, perderá una batalla más en una guerra ideológica que la mayoría de los estadounidenses ni siquiera saben que están librando.

China también utiliza herramientas financieras —inversiones, préstamos y supuestos sobornos— para persuadir a otras autocracias de que voten a su manera, en la ONU y en otros lugares; confirmar a sus candidatos; y más en general para construir un círculo de amigos. El principal vehículo formal para la distribución de dinero es la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, un plan de inversión en infraestructura de Eurasia. Bajo su égida, China planea invertir en carreteras, ferrocarriles, oleoductos y puertos, desde Roma a Beijing, así como en infraestructura digital; más de 60 países han dicho que están interesados ​​en unirse. Gran parte de este dinero se distribuye sin el tipo de transparencia que tradicionalmente exigen el Banco Mundial y otras instituciones de desarrollo. En la práctica, me dijo un miembro de la ONU, esto significa que si los funcionarios locales “se llevan parte del dinero”, nadie necesariamente se opone.

Los diplomáticos chinos también hacen todo lo posible por introducir el lenguaje de Belt and Road en los documentos de la ONU. El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU trabaja asiduamente para alinear los proyectos de desarrollo de la ONU con los proyectos de la Franja y la Ruta, por ejemplo. El actual líder del departamento, Liu Zhenmin, ex viceministro de Relaciones Exteriores de China, habla de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y los propios Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU como casi intercambiables: “Ambos sirven a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas ”, Ha dicho, entre otras cosas porque“ apuntan a promover la cooperación de beneficio mutuo ”en un mundo donde la“ soberanía ”es el principio rector.

Cualquiera de estos elementos de la política exterior autoritaria, por sí solo, podría no significar mucho. Pero cuando se combinan, todas estas herramientas (ideológicas, burocráticas, financieras) pueden ser una fuerza bastante poderosa. China es ahora el líder de facto de un bloque de países que creen no en el “estado de derecho” sino en el “estado de derecho”, es decir, países cuyos gobiernos creen que “ley” es lo que el dictador actual diga que es. . El “gobierno por ley” no se aplica solo a los ciudadanos chinos que viven en China. En 2018, dos ciudadanos estadounidenses, Victor y Cynthia Liu, llegaron a China para visitar a un abuelo enfermo. Todavía están allí, porque las autoridades chinas, que buscan arrestar a su padre chino separado, les han impedido irse. La detención arbitraria de extranjeros (estadounidenses, británicos, alemanes, holandeses y otros) también es una especialidad iraní.

El “imperio de la ley” también se puede utilizar contra los disidentes chinos que viven en el extranjero. Los musulmanes uigures en China están severamente reprimidos; muchos están encarcelados en campos de concentración. En años pasados, las leyes sobre asilo político habrían protegido a los uigures que lograron huir del país, pero la presión china ahora lo hace más difícil. Los miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai han acordado luchar conjuntamente contra el “terrorismo, separatismo y extremismo”; cada estado también acepta reconocer las definiciones de los demás de lo que significan esas palabras, por lo que si China dice que un disidente es un terrorista, Rusia, Kazajstán o cualquiera de los demás lo deportarán de regreso a China.

Estas nuevas normas se están extendiendo. Tailandia, que no es miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai, ha cedido a la presión de Beijing y ha deportado a los uigures que habían huido del país. Egipto también. Turquía, un país que hasta hace poco expresó su apoyo a los uigures por un sentimiento de parentesco (hablan un idioma turco) ha comenzado a arrestarlos y deportarlos también. Incluso los uigures en Europa informan haber sido acosados ​​por agentes y diplomáticos chinos. “Cuando te enfrentas a China”, dijo un disidente uigur a NPR , “eres una amenaza dondequiera que estés”.

Incluso aquellos que no son miembros de una minoría reprimida ahora pueden sentir el peso de la influencia del país. En junio, un futbolista nacido en China fue expulsado de su equipo profesional serbio después de que su padre, también estrella del fútbol, ​​hiciera comentarios críticos sobre el régimen en el aniversario de la masacre de la Plaza Tiananmen. Nos hemos acostumbrado a la presión china sobre las grandes multinacionales como Facebook o la empresa de teleconferencias Zoom, que acordaron cerrar las cuentas de tres activistas por la democracia fuera de China que habían planeado eventos para conmemorar el aniversario de la Plaza de Tiananmen. Pero la presión china ahora también puede moldear la gestión de un club de fútbol serbio. Paso a paso, en una región del mundo tras otra, el estado de derecho está reemplazando al estado de derecho.

Algunos países occidentales intentan contraatacar. Las organizaciones de derechos humanos documentan las deportaciones forzadas de uigures. Los líderes europeos apoyaron firmemente al Reino Unido cuando un ciudadano británico fue asesinado por un equipo de asesinos rusos que intentaban asesinar a un exespía ruso. Los políticos estadounidenses han protestado contra la detención de los hermanos Liu. El propio Trump mencionó su historia a Xi , aunque, según su exasesor de seguridad nacional John Bolton, abandonó el tema inmediatamente cuando Xi rechazó.

Dentro del sistema de la ONU, el desvencijado aparato de derechos humanos sigue funcionando. Se podrían escribir muchos volúmenes sobre las fallas del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, un organismo cuya autoridad se ha visto empañada por su composición rotativa. Los estados autoritarios compiten duro para llegar al consejo; los escaños se distribuyen de acuerdo con criterios geográficos que han permitido que los violadores obvios de los derechos humanos como Cuba y Arabia Saudita se convirtieran en miembros en el pasado; Venezuela es miembro ahora mismo. Sin embargo, el consejo tiene una pequeña capacidad para hacer que los países miembros rindan cuentas y para magnificar las voces de los ciudadanos en regímenes que de otro modo no tendrían transparencia ni debate público. Las coaliciones de democracias aún se unen para presionar a países específicos. Durante casi una década, por ejemplo,La administración Trump no está calificada para hablar en nombre de las víctimas del autoritarismo en todo el mundo.

No es lo ideal. Aún así, Roya Boroumand, una activista iraní que documenta los crímenes del régimen, en particular las ejecuciones, me dijo que la República Islámica ha luchado duro para salvar la cara y socavar los informes de derechos humanos de la ONU. “Si esto fuera inútil, ¿por qué se molestarían?” ella dijo. El consejo requiere que Irán informe y responda a las violaciones, lo que desconcierta a los funcionarios y, a veces, incluso persuade al gobierno para que cambie sus políticas. Boroumand, quien dirige el Centro de Derechos Humanos Abdorrahman Boroumand en Irán (en cuya junta soy miembro), reconoce que este proceso ha salvado vidas. Es en gran parte gracias a la presión de la ONU, por ejemplo, que Irán ha reformado sus leyes y ha reducido el número de delitos por los que impone la pena de muerte a los menores.

Los países democráticos continúan utilizando la ONU y el aparato internacional de derechos humanos para avergonzar a los iraníes, los venezolanos y, de hecho, a los chinos. Pero Estados Unidos está ausente. En 2018, Mike Pompeo, enojado porque el consejo había criticado a Israel, decidió sacar a Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos por completo. Nikki Haley prometió “perseguir el avance de los derechos humanos” en otros lugares. ¿Pero donde? ¿Y con que herramientas? Es cierto que Pompeo ha emitido feroces declaraciones contra Venezuela y China por abusos a los derechos humanos, pero ni él ni ningún otro funcionario estadounidense suena ya como si estuvieran hablando en nombre del mundo democrático; suenan como si estuvieran hablando por Trump. Y todos saben que Trump podría dar la vuelta mañana y decidir que el presidente venezolano Nicolás Maduro o Xi Jinping es su nuevo mejor amigo.

En verdad, la administración Trump no está calificada para hablar en nombre de las víctimas del autoritarismo en todo el mundo. Desde la década de 1970, todos los presidentes estadounidenses han utilizado el lenguaje de los derechos universales. Ronald Reagan dijo una vez: “La creencia en la dignidad del hombre y el gobierno con el consentimiento del pueblo es el núcleo de nuestro carácter nacional y el alma de nuestra política exterior”. Bill Clinton dijo que el compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos era importante porque “es lo correcto y el camino más seguro hacia un mundo seguro, democrático y libre”. A Trump, por el contrario, le disgusta el lenguaje de los derechos universales y la justicia neutral y no partidista porque personalmente teme los veredictos de tribunales neutrales y no partidistas. Prefiere la compañía de dictadores porque admira el poder y la crueldad.

No esta solo. Aunque el propio Trump no piensa ideológicamente, opera por instinto, está rodeado de personas que son más sistemáticas en su disgusto por los derechos universales. En un discurso de 2019 ante la ONU, escrito por sus asesores, Trump habló sobre la soberanía utilizando un lenguaje que podría haber venido de un dictador chino o ruso. “El futuro no es de los globalistas”, dijo, usando una palabra popularizada por la llamada alt-right. “El futuro pertenece a naciones soberanas e independientes que protegen a sus ciudadanos, respetan a sus vecinos y honran las diferencias que hacen que cada país sea especial y único”. Cada cláusula de esa oración fue música para los oídos de los diplomáticos chinos e iraníes que quieren que se cierren todas las críticas a sus respectivos países. Respeta a los vecinoses lo que dicen los chinos cuando quieren silenciar a los críticos de sus políticas autocráticas en Hong Kong. Las diferencias de honor es lo que dicen los iraníes cuando quieren torturar a las mujeres que se niegan a llevar velo.

Como era de esperar, una administración que no está interesada en las instituciones internacionales o incluso en el compromiso internacional ha encontrado imposible hacer retroceder mientras China busca dominar esas instituciones. A medida que China invierte más dinero y soldados en las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU, Estados Unidos reduce sus propias contribuciones. Mientras China promueve su Iniciativa de la Franja y la Ruta, Estados Unidos no ofrece alternativa. La administración Obama tenía un plan diferente para Eurasia: un par de acuerdos comerciales — la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión y la Asociación Transpacífica — que fueron diseñados para encerrar a los aliados y socios estadounidenses en Europa y Asia en relaciones más estrechas. La administración Trump ha descartado a ambos.

Mientras se consolida la Organización de Cooperación de Shanghai, las decisiones estadounidenses —por ejemplo, retirar tropas de Alemania— debilitan a la OTAN. El G7 está en soporte vital. La alianza entre los Estados Unidos y la Unión Europea está moribunda. Los líderes europeos tardaron algunos años en comprender finalmente que el presidente de los EE. UU. Realmente los considera “enemigos”, para usar el lenguaje de Trump, pero ese hecho ya se ha asimilado. En una reciente llamada transatlántica, cuando un funcionario de la administración Trump exhortó a sus colegas europeos a unirse a Estados Unidos para hacer frente a la expansión de la tecnología china, la respuesta inicial fue un cínico “Oh, ¿ahora volvemos a ser amigos?”

Eso no significa que Estados Unidos no encontrará algunos aliados en la próxima lucha ideológica contra China; otros países también están preocupados por las implicaciones del “imperio de la ley”. Pero sí significa que esos aliados ya no se sienten leales a Estados Unidos sobre la base de ideales compartidos. En cambio, cuando Pompeo les pida que se unan a su coalición política y económica anti-china, sopesarán los costos y beneficios y tomarán una decisión en consecuencia. Algunas naciones considerarán que necesitan a Estados Unidos más de lo que necesitan a China. Algunos pensarán que necesitan a China más de lo que necesitan a los Estados Unidos. No se involucrarán principios, no habrá conversaciones sobre democracia o valores compartidos, solo cálculos comerciales o de seguridad duros. A medida que crece el poder económico y militar de China, esos cálculos seguirán cambiando, y no a favor de Estados Unidos.

Comencé observando que las fallas de la OMS son reales. Permítanme terminar preguntando si sus fallas pueden corregirse. A medida que China se ha vuelto más poderosa, a medida que China hace campaña por la “soberanía” y la “cooperación de beneficio mutuo”, a medida que crece la influencia de China dentro de la ONU, el liderazgo de la OMS, al igual que el liderazgo de tantas organizaciones internacionales, ya no puede pedir cuentas a China. La retirada estadounidense no resolverá este problema; empeorará el problema.

Después de Trump, ya sea en 2021 o 2025, algunos abogarán por un retorno al status quo: que Estados Unidos se reincorpore al Consejo de Derechos Humanos y la OMS; suscribir una vez más el Acuerdo de París; y volver a comprometerse con el antiguo lenguaje de derechos universales, transparencia y rendición de cuentas. Pero la próxima administración puede descubrir que algunas de las instituciones de la ONU, creadas para otra era, no se pueden salvar. La influencia autoritaria es demasiado fuerte ahora, la estasis burocrática demasiado poderosa. Además, una vez quemados, nuestros amigos extranjeros serán dos veces tímidos. Incluso si el presidente Joe Biden canta los viejos mantras, ahora todos saben que sus sucesores podrían no hacerlo. Quizás algún día el presidente Mike Pompeo, o el presidente Tom Cotton, o el presidente Tucker Carlson vuelvan a poner todo en el aire. Sabiendo que esto todavía es posible,

¿Existen otros modelos de cooperación internacional? Es notable que mientras los políticos se han peleado durante la crisis del COVID-19, la comunidad científica ha trabajado junta con notable eficiencia. Andrew Pekosz, virólogo de la Universidad Johns Hopkins, me dijo que desde el comienzo de la pandemia, los científicos de varios países lograron compartir datos, secuencias genéticas y más. “Las redes de científicos de ideas afines se desarrollaron rápidamente”, dijo; fuera del centro de atención, incluso ha habido una colaboración de base exitosa y discreta entre los EE. UU. y China. Quizás otros tipos de cooperación internacional también podrían funcionar así. Quizás las coaliciones espontáneas de países que tienen interés en lograr un objetivo particular y trabajar juntos podrían hacer que las cosas sucedan de manera más eficiente fuera del sistema de la ONU.

Ya tenemos un ejemplo de cómo podría funcionar. En una reunión en línea convocada por la Unión Europea en mayo, representantes de más de tres docenas de países y organizaciones internacionales prometieron más de $ 9 mil millones para desarrollar vacunas, tratamientos y nuevas formas de diagnosticar COVID-19. También acordaron ayudar a que estos avances médicos sean accesibles no solo para sus ciudadanos sino para todo el mundo. Estuvieron presentes los gobiernos de la mayoría de los estados miembros de la UE; finalmente, la lista incluyó el Reino Unido, Sudáfrica, Corea del Sur, Australia, Israel, Canadá y Japón. La Fundación Bill y Melinda Gates, junto con otros grandes donantes, han hecho promesas. También tienen algunas no democracias: Arabia Saudita, Kuwait y, sí, China. El evento fue un buen recordatorio de la riqueza y el poder de las democracias del mundo,

Los Estados Unidos, hasta ahora el principal financiador de la Organización Mundial de la Salud y la principal fuente de médicos e innovación médica, no se ve por ninguna parte. Estados Unidos tampoco se ha unido a la alianza COVAX, una coalición internacional formada para garantizar que los países más pobres tengan acceso a las vacunas. Pero tal vez alguna futura administración estadounidense vea una vez más el sentido de unirse o incluso liderar al resto del mundo democrático, los países que comparten nuestros valores, en proyectos conjuntos. Tal vez Estados Unidos pueda ayudar a crear “coaliciones de la voluntad” que serán más efectivas que las viejas instituciones internacionales en campos como la salud, el medio ambiente e incluso los derechos humanos.

Pero, ¿qué hará que otras naciones quieran unirse a estas nuevas coaliciones? La OMS, como el resto de la ONU, tiene autoridad y legitimidad porque todas las naciones del mundo le pertenecen. La autoridad y legitimidad de las nuevas instituciones tendrían que provenir de otra cosa: el poder de su lenguaje, el ejemplo de sus miembros, la fuerza de su compromiso y, por supuesto, el liderazgo estadounidense reflexivo. Es necesario reactivar nuestra dedicación a los valores universales y es posible una reforma del sistema internacional. Solo tenemos que dejarnos guiar por personas que quieran hacerlo.

Te puede interesar:

Colombia No a la Indiferencia

A más de cuatro años de los acuerdos entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la paz sigue siendo un bien escaso y la violencia contra dirigentes sociales, defensores de los derechos humanos, campesinos, indígenas y afrocolombianos, enluta a cientos de familias en el país suramericano

Leer más »