Vacunación-covid19

Comparte esta publicación

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

‘Jugando con vidas’: el plan de Brasil para la vacunación contra el COVID-19 está sumido en el caos

Luchas políticas internas, una planificación azarosa y un creciente movimiento antivacunas han convertido al país suramericano en una advertencia en la era del coronavirus.

RÍO DE JANEIRO — Mientras los países apresuraban sus preparativos para inocular a los ciudadanos contra el coronavirus, Brasil, con su programa de inmunización de renombre mundial y una sólida capacidad para fabricar medicamentos, debería haber tenido una ventaja significativa.

Pero las luchas políticas internas, la planificación desordenada y un naciente movimiento antivacunas han dejado sin un claro programa de vacunación a esta nación sudamericana, que ha sufrido el segundo mayor número de fallecimientos por la pandemia. Los brasileños no tienen idea de cuándo podrán obtener alivio de un virus que ha puesto de rodillas al sistema público de salud y aplastado la economía.

“Están jugando con vidas”, aseguró Denise Garrett, una epidemióloga brasileña estadounidense que investiga la salud pública en Sabin Vaccine Institute, el cual trabaja para ampliar el acceso a las vacunas. “Es casi criminal”.

Los expertos se habían aferrado a la esperanza de que la capacidad de inmunización de Brasil le permitiera manejar el final de la pandemia mejor de lo que pudo lidiar con ella al inicio.

En febrero, luego de que se detectó el primer caso de COVID-19 en el país, Brasil se convirtió en el epicentro de la crisis global de salud. El presidente Jair Bolsonaro desestimó las evidencias científicas, definió al virus como “un miserable” resfriado que no justificaba el cierre de la economía más grande de la región y reprendió a los gobernadores que impusieron medidas de cuarentena y cierres de negocios.

En tanto se inician los esfuerzos de vacunación en el Reino Unido y Estados Unidos, lo que les da a sus respectivas poblaciones la oportunidad de comenzar a imaginar una vida después de la pandemia, los funcionarios del gobierno de Brasil vuelven a estar sin preparación y enfrascados en fuertes disputas sobre las políticas de vacunación.

Una manifestación contra la vacuna de Sinovac en São Paulo

La semana pasada, el Ministerio de Salud presentó un plan de vacunación como respuesta a una orden del Supremo Tribunal Federal. El plan estableció el orden en que serían vacunados los grupos vulnerables, pero no detalló la cronología ni dio un cálculo claro de cuántas dosis estarían disponibles. Previamente, el ministerio había dicho que pretendía iniciar la campaña de vacunación en marzo.

Días después del anuncio, el ministerio todavía batallaba para realizar pedidos a los proveedores de vacunas ya sobrecargados. Los funcionarios gubernamentales también se enfrentaron a cuestionamientos por la insuficiente cantidad de jeringas y viales disponibles en Brasil para embarcarse en la ambiciosa campaña de vacunación, necesaria para cubrir a un país con una población de 210 millones de residentes, donde más de 180.000 han muerto a causa del virus.

Por si fuera poco, Anvisa, la agencia responsable del control sanitario de Brasil, aún no ha aprobado ninguna vacuna contra la COVID-19 para su uso generalizado.

“La gente va a comenzar a entrar en pánico si Brasil continúa rezagado sin un plan ni una estrategia clara y objetiva”, aseguró Rodrigo Maia, presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, el 7 de diciembre y advirtió que el Congreso tomaría las riendas del asunto si el poder ejecutivo continuaba con su torpe estrategia.

El gobernador de São Paulo, João Doria, al centro, y funcionarios de salud con un contenedor de la vacuna CoronaVac que llegó de China este mes.

El debate sobre el acceso y la seguridad de la vacuna también se ha visto envuelto en una disputa partidista.

Bolsonaro ha difamado constantemente a CoronaVac, la vacuna que está siendo desarrollada por la firma china Sinovac Biotech, y rechazó el plan de su Ministerio de Salud de comprar 46 millones de dosis.

En cambio, el gobierno escogió la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, la cual va retrasada en la carrera para recibir la aprobación de los reguladores de salud.

La cruzada del presidente en contra de la vacuna china creó una oportunidad de oro, en términos políticos, para João Doria, el gobernador del estado de São Paulo, uno de sus principales rivales políticos. Doria negoció directamente con los chinos para obtener dosis de la vacuna que están desarrollando en asociación con el Instituto Butantan, ubicado en São Paulo.

Doria dijo que los funcionarios del estado no pueden esperar a que se organice el gobierno federal, que ha pasado por tres ministros de Salud durante la pandemia.

“No podemos esperar hasta marzo para comenzar a usar una vacuna que puede empezar a administrarse en enero”, dijo durante una entrevista. “Esperar, de acuerdo con el consenso en São Paulo y otros estados, representa un gran riesgo para la población, pues afecta las tasas de letalidad y el sistema de salud pública”.

La semana pasada, Doria prometió a sus constituyentes que São Paulo tenía intenciones de comenzar a vacunar personas a fines de enero, un compromiso que depende de obtener la aprobación de los reguladores federales que aún no han recibido los resultados finales de los estudios sobre la eficacia y seguridad de la vacuna.

La presidencia de Brasil repudió el plan de Doria de empezar a vacunar a la gente en enero, llamándolo “populismo barato e irresponsable”.

La amarga disputa entre Doria, quien se espera que se postule a la presidencia en 2022, y el gobierno federal ha politizado peligrosamente los planes de vacunación en Brasil. Carla Domingues, una investigadora del área de salud pública que dirigió el programa de inmunización de Brasil hasta el año pasado, lamentó que la vacuna contra el COVID-19 se haya convertido en un asunto partidista.

“Eso nunca había pasado con los esfuerzos de inmunización”, comentó. “Esto va a confundir a las personas. Es surrealista”.

A medida que el número de casos se volvió a disparar este mes, dejando a los hospitales de varias ciudades sin camas para los pacientes críticos, aumentó la presión sobre el gobierno federal por parte de las autoridades regionales que cada vez están más preocupadas.

La semana pasada, varios gobernadores viajaron a la capital, Brasilia, para reunirse con el ministro de Salud y exigir un plan nacional de inmunización. La Federación Nacional de Municipios, un grupo que representa a los gobiernos municipales, también emitió un comunicado pidiendo al gobierno federal que compre y distribuya “todas las vacunas reconocidas como efectivas y seguras contra la COVID-19”.

Algunos gobernadores, incluidos los de Paraná y Bahía, comenzaron a intentar adquirir, y finalmente producir, dosis de la vacuna Sputnik V de fabricación rusa.

Una prueba de la vacuna rusa Sputnik V en una clínica de Moscú. Algunos estados brasileños están interesados en producirla.

Carlos Lula, presidente del consejo nacional de secretarios de salud, dijo que la oleada de diplomacia de vacunas a nivel estatal y los acuerdos resultan sorprendentes en un país que ha pasado décadas construyendo uno de los programas de inmunización más respetados del mundo en desarrollo.

“Es un orgullo para el país porque se convirtió en un modelo para otras naciones”, dijo. “Sin embargo, repentinamente no podemos manejar las tareas mínimas”.

Aunque se superen los desafíos logísticos y de suministro, los expertos sanitarios dicen que Brasil enfrentará un nuevo problema: un creciente movimiento antivacunas que, según dicen, el presidente y sus aliados han impulsado con falsedades.

Roberto Jefferson, un excongresista que apoya abiertamente al presidente, afirmó a principios de este mes en un mensaje en Twitter que “los globalistas estaban preparando una vacuna para cambiar nuestro ADN”.

El mensaje, que fue retuiteado más de 3000 veces, afirmaba que Bill Gates, el multimillonario y filántropo estadounidense, estaba detrás de un plan “genocida” para “matar a millones de personas y remplazar nuestro ADN con la marca de la bestia”, una referencia al diablo.

El creciente movimiento antivacunas ha hecho que algunos gobernadores, incluido Doria, defiendan la obligatoriedad de ciertas vacunas.

Bia Kicis, una legisladora que es una de las principales aliadas de Bolsonaro, afirmó que las vacunas contra el coronavirus no deberían ser obligatorias porque son “experimentales” y podrían alterar el ADN de las personas. Los expertos en vacunas calificaron esas afirmaciones como infundadas.

Bolsonaro ha dicho que las vacunas solo deberían ser obligatorias para los perros.

Aunque las vacunas nunca han sido obligatorias para los adultos en Brasil, su eficacia y seguridad nunca han sido ampliamente cuestionadas.

Una encuesta publicada durante el fin de semana por Datafolha, una respetada firma de opinión pública brasileña, reveló que el 22 por ciento de los encuestados dijeron que no pensaban recibir la vacuna contra el coronavirus, frente al 9 por ciento que se registró en agosto.

Ahora el asunto está en la Corte Suprema que este mes analizará dos casos que podrían otorgar a los funcionarios de salud la autoridad para lograr que ciertas vacunas sean obligatorias.

Garrett, la investigadora del Sabin Vaccine Institute, estudió el auge del movimiento contra la vacunación en Estados Unidos, donde trabajó durante dos décadas en los Centros para el Control de Enfermedades. Dijo que durante mucho tiempo temió que el movimiento fuese apoyado en Brasil, pero se ha sentido consternada por la velocidad y la intensidad de su ascenso durante la era Bolsonaro.

“Impulsó la proyección de los antivacunas en Brasil, antes de lo previsto”, dijo. “Están empoderados y tienen una voz fuerte”.

Contenido publicado en The New York Times

Te puede interesar:

The first 100 days

The first 100 days: What can we expect during the new Biden administration for policy, the economy and global markets in 2021?

Leer más »