1200px-Flag_of_the_United_Nation

Comparte esta publicación

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Marta Maurás – Un Aniversario Peculiar: 75 años desde la Fundación de las Naciones Unidas

Marta Maurás, Socióloga y Directora del Foro Permanente de Política Exterior.

Este lunes 21 de septiembre de 2020 se conmemora en todo el mundo el septuagésimo quinto (75ª) aniversario de la Organización de las Naciones Unidas. En Nueva York, los Jefes de Estado y de Gobierno intercambiarán inéditamente mensajes pre-grabados que se transmitirán en un hall prácticamente vacío de la Asamblea General (AGNU), bajo la presidencia del diplomático turco Volkan Bozkir.

Esta modalidad virtual no le quitará solemnidad ni importancia a una ceremonia que marca el fin de la II Guerra Mundial y el inicio de una era de gran prosperidad y diálogo, de grandes conquistas humanas, así como también de enormes desafíos para la superación de profundos conflictos entre y dentro de naciones, enfermedades y abusos.

Será ¨un ejercicio en multilateralismo sin sus rituales en persona¨, dice ONU. El presidente Trumpno acudirá a Nueva York en persona para el discurso inaugural del Debate General de Alto Nivel que inaugura el martes 23 el 75ª período de sesiones de la Asamblea General, ni lo hará el presidente Bolsonaro de Brazil, país que tradicionalmente habla en segundo lugar después del país anfitrión.

¿Abrirá paso este aniversario a una nueva era tan necesaria de encuentros y construcción conjunta sin distracciones efímeras? El tema oficial de la AGNU es ¨El futuro que queremos, las Naciones Unidas que necesitamos: reafirmando nuestro compromiso colectivo con el multilateralismo – confrontando el COVID-19 a través de la acción multilateral efectiva¨.Una amenaza global que ha sacudido los cimientos mismos del sistema internacional como lo conocíamos y sus instituciones de concertación y diálogo.

De este 75ª aniversario saldrá una declaración de 12 compromisos que va desde no dejar a nadie atrás y proteger el planeta hasta poner a las mujeres y niñas al centro de la atención, mejorar la cooperación digital y reforzar las Naciones Unidas, promover la paz, adscribir a la ley internacional, construir confianzas y escuchar a los y las jóvenes.

Como el año pasado, las presentaciones o debates durante esta semana y a lo largo de la AGNU que son de interés para el Foro versarán sobre los temas internacionales que hemos venido siguiendo durante estos últimos meses de gran convulsión:

1)Seguirá la tensión política, económica y tecnológica entre Estados Unidos y China, con Donald Trump y Xi Jinping como protagonistas, con un telón de fondo para ambos que tiene que ver con la gestión de la pandemia y su record en derechos humanos;

2) Será importante observar si Jair Bolsonaro moderará su lenguaje o insistirá en agraviar y vilipendiar a sus adversarios locales, a los altos funcionarios de la ONU, y a desconocer referencias a los terribles efectos de la pandemia en su país, así como al cambio climático y la Amazonía. Todos estos son temas en que la región y el mundo esperan un comportamiento más responsable por parte de una de las grandes economías del Sur Global;

3) Es indudable que habrá muchas referencias a las elecciones en Estados Unidos, a 42 días de su realización. Si bien las elecciones de un país es un asunto interno, en este caso, al afectarse sustantivamente el curso democrático de la mayor potencia del mundo que con el presidente Trump ha dejado sus responsabilidades como hegemón, el escenario internacional parece cada vez más tenso. También puede haber referencias al reemplazo en la Corte Suprema por el presidente Trump de la jueza progresista Ruth Bader Ginsburg, decisión que tendrá enormes repercusiones en el mundo por su figura indiscutida de defensora de los derechos de las mujeres;

4) Seguirán siendo importantes los discursos de Irán y Corea del Norte, luego de la ruptura de acuerdos nucleares justamente con Estados Unidos. Israel y Palestina tendrán bastante que decir sobre el llamado acuerdo de paz entre el primero y los Emiratos Árabes Unidos, negociado por EEUU. Turquía es probablemente el país que más atención concentre en toda la región del Mediterráneo;

5) Para nuestra región y la política exterior de Chile, las elecciones en EEUU figurarán directa o indirectamente en la medida que la presión de Trump para gravitar fuertemente en la región ya ha dejado fuera del juego a México, y está debilitando a algunas instituciones latinoamericanas, como el BID y la CIDH, además de contribuir a la seria fragmentación política de la región. Las elecciones en Bolivia y el proceso constituyente en Chile pueden llamar la atención y figurar en particular en discursos de la Unión Europea;

6) El reciente informe de la Misión Independiente del Consejo de Derechos Humanos sobre crímenes y violaciones de derechos humanos jugará un papel, con detractores encabezados por el propio Nicolás Maduro y defensores de sus condenatorias conclusiones. Esto podría eclipsar en parte las tensiones internas y la crisis económica y sanitaria de Nicaragua, aunque para Daniel Ortega se abre la posibilidad de un camino acusatorio similar al de Maduro y sus ministros;

7) La brecha y economía digital, la concentración de poder a nivel mundial, las debilidades de las democracias más tradicionales, la emergencia del populismo sin fronteras, la agonía del Brexit, deterioro climático, desarrollo sustentable, etc., continuarán siendo parte del debate a lo largo del desarrollo de la Asamblea que habitualmente se extiende hasta junio próximo;

8) Sobre la presentación que haría Chile, convendría observar las intervenciones de nuestro país sobre todo lo anterior y de las Declaraciones que hemos venido haciendo. Difícil será para el presidente Piñera explicar su abandono de una ruta clara adoptada por el Estado de Chile respecto de sus compromisos en materia de cambio climático, de migraciones y de apoyo a un sistema multilateral de gobernanza global.

Por último, dos Cumbres marcarán el resto del período de sesiones 2020-2021: una es la Cumbre de la  Biodiversidad, el 30 de septiembre, que ha tomado nuevo sentido a la luz de la pandemia, con una nueva realización de que invertir en la salud del planeta es invertir en el futuro de la humanidad. La otra es la Reunión de Alto Nivel de la AGNU en el 25ª aniversario de la Cuarta Conferencia de la Mujer (Beijing+5), el 1 de octubre. Demás está decir que ambas se ubican en la senda de cumplimiento de la Agenda para el Desarrollo Sostenible, que sigue siendo la espina dorsal de la acción de Naciones Unidas para la paz, el desarrollo y la protección de los derechos humanos. La centralidad del papel de la mujer en el manejo de las crisis sociales, sanitarias y económicas, así como el cese del agravamiento de la situación de abuso y discriminación que afecta a una gran mayoría continuarán siendo grandes objetivos para todos los países. En efecto, ONU Mujeres, en su aniversario, ha señalado que los mayores desafíos de nuestro futuro próximo son el cambio climático y la igualdad de género.

Se dio la partida a este proceso de un nuevo período de sesiones de la AGNU el pasado viernes 18 de septiembre con la celebración por primera vez de el Momento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible cuando 20 jefes de Estado y de Gobierno revisaron virtualmente sus brechas de implementación con el objetivo de identificar acciones principales que permitan volver a un ritmo de cumplimiento. Alarma causa lo atrasado que está este proceso en razón de la pandemia y también por la seria falta de acuerdo en materias como cambio climático, crisis sociales y de género, y financiación, tanto a nivel nacional como internacional. A lo largo de este período de sesiones el tema del cumplimiento y la cooperación para lograr una recuperación a nivel mundial será recurrente.

Para nuestra región, interesará en particular observar y apoyar los esfuerzos por asegurar que el sistema multilateral de diálogo y concertación se refuerce y constituya un verdadero escenario donde todos los países encuentren su espacio.

Te puede interesar:

Colombia No a la Indiferencia

A más de cuatro años de los acuerdos entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la paz sigue siendo un bien escaso y la violencia contra dirigentes sociales, defensores de los derechos humanos, campesinos, indígenas y afrocolombianos, enluta a cientos de familias en el país suramericano

Leer más »