Diseño sin título

Comparte esta publicación

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Siguiendo el pensamiento de Xi Jinping sobre la diplomacia para construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad a través de la cooperación internacional contra COVID-19

Wang Yi

Consejero de Estado y Ministro de Asuntos Exteriores

El brote de COVID-19 ha arrastrado a toda la raza humana a una guerra feroz con una enfermedad altamente infecciosa a escala mundial. Ante el ataque repentino y sin precedentes de un virus desconocido antes, el pueblo chino se está uniendo con todo el mundo. Cuidando el uno al otro en estos tiempos difíciles, la humanidad ha escrito un nuevo capítulo sobre la construcción de una comunidad global con un futuro compartido. En ambos frentes, la respuesta interna y la cooperación internacional, hemos seguido la guía del pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era y el pensamiento de Xi Jinping sobre la diplomacia, plenamente llevado a soportar las fortalezas de nuestro sistema de socialismo con características chinas, y actuó como un país importante responsable. Esto ha ganado un alto reconocimiento de la comunidad internacional.

Fredrich Engels señaló: “No hay un gran mal histórico sin un progreso histórico compensador”. La historia humana es una historia de la humanidad luchando con diversas enfermedades y desastres, siempre emergiendo más fuertes y resistentes. Inequívocamente, COVID-19 no puede detener la marcha decidida del pueblo chino hacia el rejuvenecimiento nacional. Y no puede impedir el progreso de las civilizaciones humanas.

yo

Desde que comenzó el brote, el Comité Central del PCCh con el camarada Xi Jinping en su núcleo ha puesto el bienestar del pueblo al frente y al centro, ha actuado con un fuerte sentido de responsabilidad ante el mundo y ha reunido a todos los grupos étnicos en China para lanzar una guerra popular. , campaña integral y operación de contención contra el virus. A través de esfuerzos masivos a nivel nacional y un enorme sacrificio, hemos controlado el brote interno y hemos logrado importantes avances en la guerra. A lo largo de la lucha, hemos recibido una ayuda y un apoyo conmovedores de la comunidad internacional, y hemos desempeñado un papel indispensable en la protección de la seguridad internacional de la salud pública.

China dio una respuesta sólida y contribuyó sustancialmente a la lucha mundial contra el brote.El secretario general, Xi Jinping, ha descrito este brote como una prueba importante y ha estado dirigiendo y planificando personalmente los esfuerzos de respuesta de China. Al tomar rápidamente las medidas más completas, rigurosas y exhaustivas, el gobierno chino estableció un sistema nacional abierto y transparente para el control de brotes colectivos en el menor tiempo posible. Con gran determinación, tomamos la decisión valiente y trascendental de suspender los viajes de ida desde la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei. Nos esforzamos por garantizar la detección temprana, la notificación temprana, la cuarentena temprana y el tratamiento temprano. Nos ocupamos de que los pacientes graves ingresaran en instalaciones con los mejores recursos y los mejores profesionales para un tratamiento eficaz. Después de más de dos meses de arduos esfuerzos, China emergió como uno de los primeros países en detener el brote. Los nuevos casos en China han sido esporádicos desde hace un mes. Se han levantado los controles de viaje en Hubei y Wuhan. Y la transmisión doméstica se ha detenido en gran medida.

Como el primer país en alertar al mundo sobre el virus y lidiar con un brote grave desde el principio, China sirvió como una línea de defensa crucial para el mundo. Luchando contra el virus con fuerza, ingenio y sacrificio, China compartió una experiencia importante con el mundo y aumentó la confianza mundial en una victoria final.

Mientras lucha contra el brote, China ha logrado restaurar su economía y sociedad paso a paso a un orden normal. En todo el país, el 98.6 por ciento de las grandes plantas industriales han reanudado la producción, y el 89.9 por ciento de los empleados en promedio ya han vuelto al trabajo. En marzo, el Índice de Gerentes de Compras de Manufactura (PMI) de China aumentó 16.3 puntos porcentuales desde febrero. La reapertura económica temprana de China, “la fábrica del mundo”, ha aliviado significativamente los escasos suministros médicos mundiales. También ayudará a que la economía mundial vuelva a la normalidad en una fecha temprana.

China ofreció propuestas constructivas y abrió el camino para la cooperación internacional contra el brote. El secretario general Xi Jinping señaló que el virus no respeta fronteras ni nacionalidades, y solo puede ser derrotado cuando la comunidad internacional lucha en la unidad. Desde que comenzó el brote, el Secretario General Xi ha entablado discusiones intensas e importantes con otros líderes mundiales para promover la cooperación internacional en la lucha contra el virus.

Para el 12 de abril, el Secretario General Xi Jinping mantuvo reuniones o conversaciones con el Primer Ministro de Camboya, el Presidente de Mongolia, el Presidente de Pakistán y el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Tenía 36 llamadas telefónicas con 29 líderes de países y organizaciones internacionales, incluidos Rusia, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, España, Bélgica, la República de Corea (ROK), Sudáfrica, Etiopía, Brasil, y Chile, y Secretario General de las Naciones Unidas. Envió mensajes de simpatía a más de diez líderes extranjeros y jefes de organizaciones regionales, incluidas la República de Corea, Italia, Irán, Francia, Alemania, España, Serbia y la Unión Europea. A través de estas interacciones, demostró el compromiso firme y sincero de China con la solidaridad con todo el mundo, aumentó la confianza global,

En la Cumbre Extraordinaria de Líderes del G20 sobre COVID-19, el Secretario General Xi Jinping presentó cuatro propuestas para librar una guerra global total contra el brote, forjando una respuesta colectiva de control y tratamiento, apoyando a las organizaciones internacionales en el papel activo, y Fortalecimiento de la coordinación de la política macroeconómica. También destacó muchas áreas de cooperación práctica, como el desarrollo de vacunas y terapias, abriendo el acceso a un centro de conocimiento en línea COVID-19, promoviendo protocolos de tratamiento y control integrales, sistemáticos y efectivos, lanzando una iniciativa de asistencia COVID-19 G20, asegurando conjuntamente la estabilidad de las cadenas mundiales industriales y de suministro, y la convocación de una reunión de alto nivel sobre seguridad de la salud pública mundial. Estas iniciativas mostraron la dirección de los esfuerzos internacionales para abordar el brote. Han sido altamente elogiados por la comunidad internacional. Además, el primer ministro Li Keqiang también habló por teléfono con varios líderes extranjeros, y asistió a la Cumbre Especial ASEAN Plus Three sobre COVID-19, que revitalizó la cooperación antiepidémica en Asia Oriental.

China asumió sus responsabilidades y brindó un fuerte apoyo a otros países. El secretario general Xi Jinping señaló que mejorar la cooperación internacional en la lucha contra COVID-19 es un testimonio revelador del papel de China como un país importante responsable y su compromiso de construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad. Desde el comienzo del brote, China ha dado gran importancia y se ha mantenido activamente comprometida en la cooperación internacional.

Trabajamos estrechamente con la OMS y los países relevantes, y contribuimos con US $ 20 millones a la OMS. Publicamos la información sobre el brote lo antes posible. Identificamos rápidamente la secuencia del genoma del virus y la compartimos con todos los demás. Por lo tanto, hemos creado condiciones para que otros países descubran y contengan el virus lo antes posible.

Tomamos la iniciativa de llevar a cabo una cooperación regional para combatir el virus. Facilitamos la convocatoria de la Reunión Especial de Ministros de Relaciones Exteriores de China-ASEAN, la quinta Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de Cooperación Lancang-Mekong y la Videoconferencia de Ministros de Relaciones Exteriores de China-Japón-Corea. Formamos un mecanismo de respuesta conjunta con la República de Corea y otros países vecinos. Por lo tanto, hemos desempeñado un papel clave para contener el brote y mantener la cooperación empresarial.

Compartimos con otros nuestro control y experiencia clínica sin reservas. Creamos un centro de conocimiento en línea accesible a todos los países. Y hemos publicado siete ediciones de protocolos de diagnóstico y terapéuticos y seis ediciones de planes de contención. Hasta el 12 de abril, los expertos médicos chinos tenían 83 videoconferencias con sus homólogos de 153 países con el foco en cómo abordar y vencer eficazmente el virus. China envió 14 equipos de expertos médicos a 12 países, es decir, Irán, Irak, Italia, Serbia, Camboya, Pakistán, Venezuela, Filipinas, Myanmar, Laos, Kazajstán y Rusia. Fue un movimiento altamente reconocido por todas las partes.

Aunque combatir el virus en China sigue siendo una tarea formidable, hemos estado haciendo todo lo posible para brindar asistencia a otros países y participar activamente en la cooperación internacional. El gobierno chino y los actores no gubernamentales han enviado, y están enviando, muchos envíos de suministros médicos que se necesitan con urgencia a más de 140 países y organizaciones internacionales. Hicimos el mejor uso de nuestra sólida capacidad de producción y reabrimos oportunamente el mercado y los canales de exportación de suministros médicos. Hasta la fecha, más de 60 países, regiones y organizaciones internacionales han firmado contratos de compras comerciales con exportadores chinos. Entre el 1 de marzo y el 10 de abril, China exportó alrededor de 7,12 mil millones de máscaras, 55,57 millones de trajes de protección, 3,59 millones de termómetros infrarrojos, 20,100 ventiladores y 13,69 millones de gafas. “Ayuda de China”,

China dejó en claro sus posiciones y ayudó a construir un consenso importante para que la humanidad pueda detener el brote. La victoria de China sobre el virus es atribuible al fuerte liderazgo del Comité Central del PCCh con el camarada Xi Jinping en su núcleo, a las medidas basadas en la ciencia, transparentes, bien planificadas y contundentes tomadas por el gobierno, a la unidad y fortaleza de la 1.4 mil millones de personas, y para la gran solidaridad, asistencia y apoyo de otros países.

China ha hablado con sus acciones. Y la historia dará su veredicto objetivo e imparcial. Nadie podría desacreditar o distorsionar estos hechos o verdades. Para vencer al virus, la humanidad necesita elegir la confianza sobre el pánico, la unidad sobre la división y la cooperación sobre el chivo expiatorio. Esta es la posición que China ha dejado en claro desde que estalló el virus en diferentes partes del mundo.

El secretario general, Xi Jinping, señaló que las enfermedades infecciosas graves son el enemigo de toda la raza humana y, por lo tanto, lo que más se necesita es una respuesta decidida, concertada y conjunta de la comunidad internacional. Con esto en mente, el canciller chino se ha mantenido en contacto telefónico con docenas de sus homólogos en todo el mundo. Los diplomáticos y las misiones chinas en el extranjero se están acercando activamente a la comunidad internacional a través de entrevistas, discursos y artículos. Cada vez más países han llegado a apreciar y estar de acuerdo con la posición de China. Se ha convertido en una voz común y un consenso en la comunidad internacional para rechazar cualquier intento de etiquetar el virus, politizar la respuesta y estigmatizar a un país específico.

II

El brote de COVID-19 es una emergencia de salud pública importante, que se propaga más rápidamente, es más contagiosa y más difícil de contener en la historia de la República Popular de China. También es una crisis global que el mundo nunca había visto antes.

Ante esta situación, en el frente diplomático hemos implementado con seriedad las importantes instrucciones del Secretario General Xi Jinping y las decisiones y direcciones del Comité Central del PCCh y el Consejo de Estado. Hemos intensificado los esfuerzos para mantener la integridad política, pensar en términos generales, seguir el núcleo del liderazgo y mantenernos alineados, para aumentar la confianza en el camino, la teoría, el sistema y la cultura del socialismo con características chinas, y para defender firmemente al Secretario General La posición central de Xi Jinping tanto en el Comité Central del PCCh como en el PCC en su conjunto y defiende firmemente la autoridad del Comité Central del PCCh y su liderazgo centralizado y unificado.

Hemos adoptado una actitud proactiva, responsable, creativa y valiente para cumplir nuestra misión con respecto a la lucha contra el virus en el frente diplomático, a fin de garantizar un entorno propicio para la victoria en casa, contribuir con nuestra parte a la cooperación internacional y agregar Otra dimensión de la diplomacia de los principales países con características chinas. Al luchar en esta guerra sin humo pero feroz, hemos llegado a comprender aún más de lo siguiente:

Primero, debemos defender inquebrantablemente el liderazgo centralizado y unificado del PCCh. El PCCh es un partido político que lucha por el bienestar del pueblo chino y el progreso de la humanidad. Desde el comienzo del brote, el Comité Central del PCCh con el camarada Xi Jinping en su núcleo se ha mantenido al tanto de la situación y ha hecho la planificación estratégica en consecuencia.

El Comité Permanente del Buró Político se reunió diez veces para abordar el brote. El Grupo líder central para responder al nuevo brote de la enfermedad por coronavirus se creó lo antes posible. Se realizaron evaluaciones en profundidad sobre las características definitorias de las diversas etapas del brote y su trayectoria en el país y en el extranjero. Y se hicieron arreglos oportunos y meticulosos sobre aspectos clave de nuestra respuesta al brote.

El secretario general Xi Jinping ha hecho importantes instrucciones y observaciones sobre los asuntos externos relacionados con el brote. Él personalmente estableció la dirección para el trabajo externo relacionado con un brote con su diplomacia de jefe de estado, y defendió la cooperación internacional con su liderazgo y sentido de responsabilidad, demostrando una gran compostura y resolución frente a las crisis.

Las personas en el frente diplomático, en particular los miembros del PCCh, se han lanzado fácilmente al trabajo externo de primera línea relacionado con el brote. Se han mantenido firmes y cumplieron sus misiones en la lucha nacional e internacional contra el virus. Sus acciones hablaron mucho sobre los valores centrales de los diplomáticos chinos: lealtad, dedicación y sacrificio.

Lo que ha sucedido desde el brote muestra que el liderazgo centralizado y unificado del PCCh no solo forma la base política para una respuesta exitosa al brote en el hogar, sino que también nos da la confianza para trabajar con otros países para vencer al virus.

En segundo lugar, debemos poner inquebrantablemente a las personas primero en nuestro trabajo. El secretario general, Xi Jinping, subrayó en repetidas ocasiones la necesidad de poner la vida y la salud de las personas al frente y al centro en nuestra respuesta al brote. Nos dio instrucciones para brindar más orientación y apoyo a los ciudadanos chinos en el extranjero, transmitirles el cuidado y la solicitud del PCCh y el gobierno, y tomar medidas efectivas para proteger la seguridad y la salud de nuestros compatriotas.

Al seguir estas instrucciones, en el frente diplomático hemos priorizado los intereses de las personas en nuestro trabajo, y movilizamos todos los recursos y no escatimamos esfuerzos para este fin.

Nos movilizamos rápidamente para recopilar información básica de los ciudadanos chinos en el extranjero y sus dificultades. Los reunimos en una campaña unida contra el virus a través de la asistencia mutua. Les ayudamos a tener acceso a proveedores de salud locales y a través de diagnósticos remotos a aquellos en China. Enviamos grupos de trabajo conjuntos para ofrecer servicios y apoyo. Y pusimos en marcha un mecanismo de protección consular especial 24/7.

Alquilamos vuelos para traer a casa a los ciudadanos chinos de Hubei y otras provincias que habían quedado varados en el extranjero debido al brote. A medida que el brote continuó fuera de China, organizamos 17 vuelos ad hoc para traer de vuelta a los ciudadanos chinos con urgente necesidad de regresar de los países más afectados.

Establecimos un centro de respuesta de emergencia para evitar casos importados y cumplir con la agenda general de control del brote en el hogar.

Encomendamos a nuestras misiones diplomáticas y consulares en el extranjero que otorguen la máxima prioridad a los estudiantes chinos en el extranjero y hagan todo lo posible para abordar sus preocupaciones y dificultades, especialmente las de los países más afectados. Entregamos kits de salud que contenían máscaras, desinfectantes, toallitas antisépticas y consejos de protección para todos los estudiantes que lo necesitan.

Recibimos casi 170,000 llamadas en menos de dos meses en la plataforma de línea directa de protección consular 12308, acercando a los chinos de ultramar al corazón de la patria.

Todos estos pasos han sido aplaudidos por nuestros compatriotas, tanto en casa como en el extranjero, lo que nos da más motivación para mejorar en los próximos días.

Tercero, debemos perseguir inquebrantablemente la gran visión de construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad. Esta es una visión que el Secretario General Xi Jinping presentó hace siete años. Siete años después, la repentina embestida de un brote en todo el mundo ha dejado más claro que nunca que todos los países están en el mismo barco y suben y bajan juntos. También nos ha hecho darnos cuenta de la importancia y la urgencia de acelerar nuestros esfuerzos hacia este objetivo.

En la etapa más difícil de la lucha de China contra el brote, los líderes de más de 170 países y 50 organizaciones internacionales y regionales y más de 300 partidos y organizaciones políticas extranjeras ofrecieron solidaridad y apoyo a los líderes chinos a través de cartas, llamadas telefónicas y declaraciones. Más de 70 países y organizaciones internacionales enviaron suministros y otra asistencia a China. Personas de diferentes nacionalidades arraigaron a Wuhan y a China en varios idiomas. La profunda amistad siempre será recordada y apreciada por el pueblo chino.

Hoy, frente a un brote creciente en el mundo, el pueblo chino empatizó y correspondió. Una tras otra, organizamos videoconferencias para compartir nuestra experiencia de control y tratamiento sin reservas. Uno tras otro, enviamos equipos de expertos a los países de primera línea. Uno tras otro, movilizamos a los fabricantes para producir a toda velocidad equipos de protección que el mundo necesitaba con urgencia. Y uno tras otro, enviamos suministros médicos a todos los rincones del mundo. Como dice una línea de un antiguo poema chino: “No temas la falta de armadura, porque la mía también es tuya”. Con este espíritu, el pueblo chino y el mundo entero han escrito juntos una epopeya de humanitarismo internacional. Este es el mejor ejemplo de una comunidad con un futuro compartido para la humanidad.

III

A medida que COVID-19 continúa extendiéndose en el mundo, los esfuerzos globales para combatir el virus han llegado a un punto crítico. Nosotros en el frente diplomático debemos seguir la guía del pensamiento de Xi Jinping sobre la diplomacia y prepararnos, tanto en el pensamiento como en las acciones, para la volatilidad en el entorno externo durante un largo período de tiempo. China trabajará con la comunidad internacional para ganar esta guerra global contra la enfermedad.

Primero, es importante que el mundo haga una respuesta unificada para contener el virus lo antes posible. El brote es un desafío común para todos nosotros. Ni siquiera un solo miembro de la comunidad internacional debería faltar en nuestro esfuerzo conjunto para superar este desafío.

China continuará explorando la posibilidad de establecer mecanismos de respuesta conjunta con otros países, intensificar el intercambio de información y llevar a cabo la cooperación en áreas como la investigación y el desarrollo de medicamentos y vacunas, todo en un esfuerzo por cortar el contagio transfronterizo como lo más rápido posible y contribuya a una defensa global más fuerte contra COVID-19.

China se comunicará estrechamente con los países vecinos para establecer mecanismos regionales de enlace de emergencia destinados a responder más rápidamente a las emergencias de salud pública.

China continuará haciendo todo lo posible para ayudar a los países con necesidades urgentes y ayudar a África y otros países en desarrollo a fortalecer sus sistemas de salud pública y mejorar la preparación.

China está lista para trabajar más estrechamente con otros países importantes en COVID-19 para cumplir con nuestra responsabilidad compartida de proteger al mundo del viento y la lluvia.

En segundo lugar, es importante defender el multilateralismo y mejorar la gobernanza mundial de la salud pública. Desde el comienzo del brote, la OMS ha desempeñado activamente sus funciones y ha mantenido una posición objetiva, basada en la ciencia e imparcial. Ha sido fundamental para reunir y coordinar los esfuerzos de varios países para hacer frente al brote y buscar una cooperación internacional más estrecha. El trabajo de la OMS ha sido ampliamente aplaudido por la comunidad internacional. China continuará brindando un apoyo inagotable para que la OMS desempeñe su papel en la cooperación mundial contra COVID-19 y en la construcción de una comunidad de salud para la humanidad.

China se mantendrá en estrecho contacto con otros miembros del G20 para fortalecer la cooperación en materia de asistencia contra epidemias y convocar una reunión de alto nivel sobre seguridad de salud pública mundial a su debido tiempo.

China tomará más medidas para impulsar la cooperación sanitaria en virtud de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y trabajará con sus socios para un “camino de la salud de seda”.

En la era de la globalización económica, los problemas de seguridad tradicionales y no tradicionales están poniendo a la humanidad bajo una prueba tras otra. China defenderá el multilateralismo y trabajará por un sistema de gobernanza global más fuerte y mejor centrado en las Naciones Unidas.

En tercer lugar, es importante que todas las partes refuercen la coordinación y la cooperación y creen un consenso internacional sobre la lucha contra COVID-19 en solidaridad. Dada la ferocidad de este brote, la solidaridad es la única opción correcta para todos los países. Para derrotar a un enemigo que no respeta fronteras, la solidaridad y la cooperación son las armas más poderosas que la comunidad internacional puede manejar. Es imperativo que todas las partes se unan para dirigir la cooperación internacional en COVID-19 hacia la vía rápida.

En una crisis como esta, quejarse, señalar con el dedo o hacer un chivo expiatorio no es la forma de hacer que los países se concentren en su batalla contra el brote. Tal medida probablemente dividirá a la comunidad internacional, erosionará los beneficios de la cooperación internacional y, en última instancia, perjudicará los intereses compartidos de todos.

China se unirá a la abrumadora mayoría de los países para rechazar el sesgo ideológico y formar la mayor sinergia posible para combatir el virus. También tomaremos esta lucha conjunta como una oportunidad para promover una mayor atención al planeta que todos llamamos hogar, y trabajaremos hacia una aldea global donde todos compartan los mismos intereses y el futuro.

Cuarto, es importante coordinar mejor las políticas macro y contrarrestar la presión a la baja sobre la economía mundial. El brote ha afectado a todos los aspectos de la producción y la demanda mundial, y ha aumentado el riesgo de una recesión mundial. En respuesta, China trabajará tanto en el control de epidemias como en el desarrollo socioeconómico, y restablecerá la normalidad en el trabajo y la vida a un ritmo más rápido en medio de los continuos esfuerzos de contención. China seguirá el curso de ampliar su reforma y apertura, y jugará un papel constructivo en la estabilización de la economía mundial.

A nivel mundial, China promoverá una mejor coordinación en las políticas macroeconómicas y exhortará a todas las partes a que pongan sus ojos en una “era posterior a COVID-19” y hagan lo que sea necesario para mantener estables las cadenas industriales y de suministro mundiales y promover el comercio y liberalización y facilitación de inversiones. Debemos trabajar juntos para asegurarnos de que la economía mundial pueda ver el arco iris después de la tormenta y emerger con un crecimiento más equilibrado y sostenible.

Habrá un día en que termine el brote y prevalezca la humanidad. Confiamos en que bajo el fuerte liderazgo del Comité Central del PCCh con el camarada Xi Jinping en su núcleo, China será la primera en obtener una victoria completa contra COVID-19. Estamos convencidos de que, con solidaridad y cooperación entre países, la humanidad resistirá la prueba de este brote.

Creemos que cuando termine el brote, la amistad de China con el mundo se fortalecerá. La cooperación de China con el mundo tendrá una base más sólida. La noción de que China comparte el mismo futuro con el mundo ganará el corazón de la gente. ¡Y los países darán pasos más grandes y sólidos hacia una comunidad con un futuro compartido para la humanidad!

Contenido publicado en: Fmprc

Te puede interesar:

Colombia No a la Indiferencia

A más de cuatro años de los acuerdos entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la paz sigue siendo un bien escaso y la violencia contra dirigentes sociales, defensores de los derechos humanos, campesinos, indígenas y afrocolombianos, enluta a cientos de familias en el país suramericano

Leer más »